Tel Aviv, Israel.- Un estudio de Roi Holzman y Victor China de la Tel Aviv University han descubierto la razón por el cual el 90% de las larvas de los peces son llevados biológicamente a la muerte días después de la eclosión. Con este conocimiento de los mecanismos que matan a la mayoría de las larvas de los peces del mundo, dejando sólo una proporción marginal para poblar los océanos del mundo, “nosotros podremos ayudar a encontrar una solución para combatir la crisis de pescado en el mundo” dijo Holzman.

La investigación, publicada en la revista PNAS y realizada en la Inter-University Institute for Marine Sciences, sugiere que el “inanición hidrodinámica” o la incapacidad física para alimentarse debido a la incompatibilidad ambiental, es la razón por la cual muchas larvas de peces mueren.

Estrategias por supervivencia

“Concentrándonos en los desafíos sobre la supervivencia larval, podemos obtener una mejor oportunidad de producir una maricultura de alta calidad” manifestó Holzman. “Si podemos producir mejor pescado, esto tendrá amplias implicaciones en nuestra habilidad para mantener las poblaciones de los peces”.

Holzman basó sus estudios en la problemática natural de la reproducción de los peces. Casi todas las especies de peces se reproducen externamente, ellos liberan el esperma y los huevos en el agua, y no proveen cuidado parental. Luego, los huevos fertilizados eclosionan en un par de días y las larvas deben sostenerse. Cuando están adheridos a su saco vitelino, estos organismos prematuros pueden sobrevivir por un período de dos o tres días, pero una vez que las larvas, con aletas y branquias pobremente desarrolladas, abren sus bocas, ellos deben empezar a comer.

“Pensamos, algo está pasando en este período, en el cual la proporción de larvas que mueren es grande” destacó Holzman. “Nuestro objetivo fue identificar los mecanismos que causan la muerte de las larvas. Vimos que, incluso en las mejores condiciones controladas, el 70% de las larvas de los peces morían dentro de las dos semanas conocidas como 'período crítico', cuando las larvas de peces se desprenden del saco vitelino y abren sus bocas para alimentarse” dijo Holzman. “¿Qué esta pasando? Miramos a la física como una fuente del problema”.

La estructura física de las larvas y su deficiente interacción con el entorno físico proveyó la respuesta que estaba buscando Holzman. En el curso de dos años, el científico observó las larvas de los peces en tres puntos importantes de su desarrollo (al inicio, a la mitad y al final del período crítico, 8, 13 y 23 días de edad). Ellos encontraron que la viscosidad del agua de mar que rodea a la larva estaba obstaculizando los intentos de las larvas por alimentarse.

“Todo lo que determina la capacidad de alimentación de las larvas es la viscosidad, no la edad, no el desarrollo. Sólo su interacción con el agua circundante” manifestó Holzman.

Referencia:
China V. and R. Holzman. 2014. Hydrodynamic starvation in first-feeding larval fishes. PNAS, Vol. 111 No 22,  doi: 10.1073/pnas.1323205111
http://www.pnas.org/content/111/22/8083.full