Noruega.- El Research Council of Norway ha entregado NOK 13 millones al proyecto AquaFly. El proyecto investigará el potencial de usar insectos como ingredientes seguros y saludables de las futuras dietas artificiales para los peces.

Una amplia perspectiva

AquaFly evaluará el uso de harina de insectos como un ingrediente en la dieta de los salmones, también desde una perspectiva ambiental, social y económica. Como líder del proyecto, NIFES será responsable de la investigación sobre la nutrición de los peces y la salubridad de la dieta, mientras que los socios del proyecto evaluarán otros aspectos.

El proyecto es un esfuerzo cooperativo que incluye la participación de 12 socios entre centros de investigación y miembros de la industria. AquaFly explorará el potencial para “encajar” las características nutritivas de los insectos con las necesidades nutricionales del salmón de cultivo.

¿Ingrediente seguro y saludable?

Los omega-3 marinos son esenciales para la salud de los peces. “Un objetivo importante de este proyecto es optimizar la composición de los ácidos grasos, así que las grasas derivadas de los insectos pueden contribuir a las necesidades por omega-3 marinos del salmón” manifestó Bente Torstensen, director de investigación de NIFES.

Estudios previos de NIFES han demostrado que la harina de insectos es una buena fuente de proteína para el salmón de cultivo. Los insectos y sus larvas son un componente importante de la dieta natural del salmón, y por consiguiente la harina de insectos es los más naturales que nosotros podemos agregar a las dietas de los peces.

El riesgo potencial de usar harina de insectos en las dietas de los peces también será estudiado. “Queremos documentar el contenido de sustancias no deseadas a través de la cadena de producción, desde los alimentos que consumen los insectos a los mismos insectos, y finalmente a los filetes del salmón” dijo Torstensen. “Todos los ingredientes de las dietas pueden contener sustancias no deseadas, e identificar estos es un importante aspecto para evaluar la seguridad del alimento”.

Los socios del proyecto AquaFly incluyen a: Bioforsk, la Norwegian University of Life Sciences (NMBU), el Centre for Scientific Theory de la University of Bergen, Uni Research, la Norwegian Agricultural Economics Research Institute (NILF), Gildeskål Research Station (GIFAS), EWOS Innovation, Protix Biosystems BV (The Netherlands), la Irish Seaweed Research Group en la National University of Ireland, Galway, el Department of Environmental Science and Technology de la University of Barcelona (Spain), y del Department of Biological and Environmental Sciences en la University of Stirling (UK).

Contacto:
Bente Torstensen
E-post: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Teléfono:+4791328341