Noruega.- Científicos de NOFIMA encontraron que los filetes del salmón de cultivo que recibieron alimentos con un menor contenido de omega-3, que se utilizan comúnmente, tienen un color menos intenso. El estrés es también un factor que los científicos quieren estudiar con más detalle.

Pigmento y antioxidante

La astaxantina es un pigmento que da los filetes de salmón su color. La astaxantina es también un poderoso antioxidante, y tiene un efecto positivo en los mecanismos de defensa que los mamíferos usan contra el estrés y la enfermedad. Los animales no pueden producir astaxantina naturalmente. La microalgas marinas que producen astaxantina son consumidas por crustáceos, los cuales a su vez son consumidos por los peces como el salmón. Es, por lo tanto, necesario adicionar agentes de color en los alimentos de salmón de crianza.

Mientras que el uso de astaxantina en la alimentación del salmón se ha incrementado, la cantidad que permanece en los músculos de los salmones de cultivo son relativamente bajos. Los científicos de Nofima han realizado experimentos que muestran que el nivel de omega-3 en el pienso contribuye determinar la calidad del asimilación de color. Ellos también descubrieron que el estrés puede desempeñar un papel en la interacción entre el color y la dieta. El científico Trine Ytrestøyl de Nofima quiere investigar esto con mas detalles.

Comprendiendo las interacciones

“Se ha demostrado previamente que los omega-3 marinos tienen un efecto positivo en el color, pero nadie sabe por qué. Además, el rol que el estrés juega en la interacción entre omega-3 y astaxantina no es conocido” dijo Ytrestøyl.

“Nuestra hipótesis es que cuando el pienso tiene un bajo nivel de omega-3 marino mientras que el salmón es expuesto al estrés, el pez metaboliza una larga cantidad del antioxidante astaxantina. Esto resulta en una coloración menos intensa del filete” continúa Ytrestøyl.

Uno de los productos de degradación de la astaxantina es idoxantin. Los científicos encontraron que el nivel de idoxantin se incrementa cuando la astaxantina cae, si el nivel de los omega-3 marinos en los piensos es al mismo tiempo baja. Ellos también mostraron que hay una relación entre los genes envueltos en el metabolismo de la astaxantina y el nivel de omega-3 marino en la dieta.

Experimentos de estrés

Los experimentos estimularon la curiosidad de los científicos sobre la relación entre el estrés, la coloración y los omega-3 marinos culminaron a finales del 2015.

Los salmones crecieron de 40 gramos a 3.5 kilogramos, alimentados con dietas que tenían diferentes niveles de omega-3 marinos.

Todos los peces fuerone expuestos a estrés durante la transferencia de las instalaciones en tierra a las instalaciones en mar, y esto dio valiosa información sobre como el estrés afecta los grupos de peces que reciben diferentes niveles de omega-3 marinos en la dieta.

Los experimentos mostraron que el crecimiento en todos los grupos de salmón que recibieron dietas con diferentes niveles de omega-3 fue satisfactorio. La coloración de los filetes, en contraste, disminuyó con niveles decrecientes de omega-3 en los piensos, mientra que un mayor nivel de astaxantina fue convertido en idoxantin. Los peces alimentados con un menor nivel de omega-3 también tuvieron una menor tasa de supervivencia, que los peces que recibieron más omega-3.

“Proyectos previos también mostraron que los peces estresados tienen un mayor nivel de idoxantin, que los peces que no experimentaron estrés- A pesar de esto, no conocemos a detalle como el estrés afecta la calidad, y necesitamos mas conocimiento sobre el efecto de la interacción entre el pienso y el ambiente, y las necesidades de los peces por antioxidantes y otros nutrientes” dijo Ytrestøyl.

Uno de los retos es que muchos factores influyen en la coloración de los filetes. Hay poco conocimiento fundamental sobre como la astaxantina es convertida a otros compuestos y metabolizado como un antioxidante en el salmón, y como el ambiente influye el metabolismo y la absorción de astaxantina.

Consecuencias de los cambios en la alimentación

La fracción de materias primas de origen marino en las dietas del salmón se han reducido en los últimos años. La dietas del salmón de cultivo noruego consistían de 90% de materias primas marinas en 1990, la fracción se redujo a 29.2% en el 2013. Esta tendencia continúa, y la fracción de materias primas marinas es ahora probablemente mucho menor.

“El limitado acceso comercial a los omega-3 marinos nos conduce a conocer las consecuencias para la salud y calidad de los peces, si el nivel en la dieta se reduce aun más del nivel actual” concluye Ytrestøyl.

Los proyectos

Los resultados provienen de dos proyectos financiados por el Research Council of Norway (NFR) y la Norwegian Seafood Research Fund (FHF). Los proyectos consideraron los requerimientos mínimos de omega-3 marinos (ácidos grasos EPA/DHA) en el salmón y los efectos a largo plazo en la salud del salmón de los bajos niveles de omega-3 en la dieta.

La disponibilidad de ácidos grasos omega-3 marinos EPA y DHA es uno de los más importantes desafíos a largo plazo para la acuicultura del salmón.

Los proyectos fueron liderados por Nofima. El proyecto NFR fue realizado en colaboración con BioMar, Norwegian University of Life Sciences, la Swedish University of Agricultural Sciences, y AVS Chile. El proyecto FHF fue realizado en colaboración con la  National Institute of Nutrition and Seafood Research (NIFES). Los proyectos fueron culminados en el 2015.

Contacto:
Trine Ytrestøyl
Scientist
Phone: +47 412 29 744
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.