Baltimore, EEUU.- El incremento en el uso de ingredientes basados en vegetales terrestres en piensos comerciales acuícolas no es una panacea, además podría acarrear externalidades ambientales negativas no anticipadas e indirectas, causados por los métodos de producción de las cosechas industriales y el impacto en la salud humana a través del cambio del contenido nutricional de los productos acuícolas.

La mitad de los pescados y mariscos que se consumen provienen de la acuicultura; por consiguiente, la acuicultura juega un creciente importante rol en el sistema de alimentación mundial, el ambiente y la salud humana.

Tradicionalmente, los piensos acuícolas contenían altos niveles de pescado silvestre, lo cual es insostenible para los océanos debido a que la demanda crece. La industria acuícola está cambiando a piensos basados en ingredientes vegetales, como la soja, para reemplazar el pescado silvestre. Sin embargo, este cambio relaciona fundamentalmente la producción de pescados y mariscos a la agricultura, y se requiere de investigación multidisciplinaria para entender las implicaciones ecológicas y ambientales.

Científicos de la Johns Hopkins University, de la McGill University (Canadá), y de la University of Minnesota proveen una estimación básica del uso de los recursos agrícolas asociados con la producción de las cinco principales cosechas terrestres (semilla de rape/canola, soja, maíz, nueces y trigo) en los piensos acuícolas comerciales.

Basado en la revisión de la literatura científica y las estimaciones del uso de los recursos, los científicos presentan un estructura conceptual que describe las potenciales relaciones entre el creciente uso de ingredientes basados en las cosechas terrestres en la acuicultura y la salud humana.

El estudio indica que la huella ambiental de la acuicultura también debe incluir la escorrentía de nutrientes y pesticidas de la producción industrial de vegetales terrestres, y que es dependiente de dónde y cómo los cultivos terrestres son producidos. Además el estudio reporta que los cambios en el contenido nutricional de los pescados y mariscos de cultivo debido a la composición de los piensos alterados puede impactar la nutrición humana.

El estudio concluye, que la agricultura ya es uno de los principales contribuidores a la degradación ambiental global, y el uso creciente de ingredientes terrestres en piensos acuícolas es improbable que i) reduzca la presión sobre las pesquería debido a la expansión industrial; o ii) reduzca la demanda por piensos basados en cosechas a través de incremento de la eficiencia comparado a la producción animal terrestre, debido al incremento de la demanda global por carne y pescado.

Referencia (abierto):
Fry J., D. Love, G. MacDonald, P. West, P. Engstrom, K. Nachman, R. Lawrence. Environmental health impacts of feeding crops to farmed fish. Environment International, Volume 91, May 2016, Pages 201–214. http://dx.doi.org/10.1016/j.envint.2016.02.022
http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0160412016300587