Brasil.- Una investigación desarrollada por Embrapa Amazônia Ocidental (AM) obtuvo resultados prometedores al buscar incrementar la cantidad del ácido graso omega 3 en la gamitana, también conocida como tambaqui o cachama.

Experimentos de dietas enriquecidas con la planta amazónica de sacha inchi (Plukenetia volubilis), rica en ácido linolénico (omega 3) fueron implementados para evaluar su potencial con juveniles de gamitana (Colossoma macropomum).

Esto se trata de un paso importante para agregar el valor nutricional a los peces, debido a que el omega 3 está presente naturalmente en mayores cantidades en algunas especies de aguas frías, y la gamitana, nativo de la Cuenca Amazónica, tiene pocas posibilidades de acceder a este nutriente-

Los resultados fueron obtenidos en el marco de la investigación “Sacha Inchi na nutrição de juvenis de tambaqui”, financiada por Conselho Nacional de Desenvolvimento Científico e Tecnológico (CNPq) y es coordinada por el investigador de Embrapa Jony Dairiki.

Sacha inchi es una planta nativa de la Amazonía, cultivada comercialmente en el Perú y con potencial de producción en Brasil. En el Perú, los agricultores están organizados en cooperativas con la finalidad de producir la planta para atender la demanda de aceite. El aceite de sacha inchi posee vitaminas A y E, además de ser rico en ácidos grasos poliinsaturados, como los omegas 3, 6 y 9. Estos ácidos grasos están relacionados a la prevención de enfermedades cardiovasculares, entre otros beneficios para la salud humana.

Según Dariki, que trabaja en el área de nutrición y alimentación de especies acuícolas de la Amazonía, hay un buen desempeño zootécnico de los juveniles de gamitana alimentados con las raciones experimentales elaboradas con los tres ingredientes de sacha inchi (semillas, hojas o la torta de la extracción de aceite) y también se registró una alta tasa de sobrevivencia y una buena aceptación de las raciones experimentales. El mejor resultado se obtuvo con la ración elaborada con la inclusión de las semillas. En el grupo alimentado con esta ración, además se registró un aumento en los ácidos grasos poliinsaturados en los animales, especialmente ácido linolénico.

En los experimentos, fueron evaluados peces juveniles que al final de los ensayos tenían un peso alrededor de 30 gramos. Estos primeros resultados muestran el potencial de pez en asimilar e incorporar el ácido graso omega 3 en su composición corporal. Además de las evaluaciones hechas en la fase inicial de la crianza de gamitana, los resultados positivos abren perspectivas para que se realicen más investigaciones evaluando la inclusión de la planta en raciones para las otras fases de la crianza de gamitana.

Raciones enriquecidas con omega 3

También llamada aceite de Inca, el aceite de sacha inchi es un producto valorizado en el mercado por su alto valor de ácido graso omega 3. La principal propuesta de la investigación fue aprovechar las partes residuales de la planta que pueden ser incluidas en la ración y agregar valor nutricional de los peces.

Fueron utilizadas tres formas de inclusión de sacha inchi en la nutrición de juveniles de gamitana. En una de ellas, las semillas de las plantas fueron trituradas e incorporadas a los demás ingredientes para la fabricación de las raciones experimentales. En otras, las hojas fueron secadas en estufas y molidas para la inclusión en las raciones. En la tercera fue incluida la torta residual obtenida después de la extracción experimental del aceite de las semillas.

Los experimentos evaluaron seis niveles de inclusión de semillas, hojas y torta residual del aceite de sacha inchi en 10, 20, 30, 40 y 50%, además de la ración control. Los grupos de peces fueron alimentados por 60 días continuos con las raciones experimentales.

Al finalizar los experimentos, fueron determinados los niveles óptimos de inclusión de los productos evaluados. En el experimento en que fueron incluidos las hojas trituradas, fue determinada la inclusión óptima de 10% de las hojas que promovió el mejor desempeño zootécnico.

En el experimento con la torta residual de la extracción de aceite, fue determinada la inclusión óptima de hasta 40% sin perjuicio al desempeño zootécnico. Este es considerado un punto para destacar en la investigación, pues utiliza hasta 40% de un residuo (sin valor comercial) en la nutrición de los peces, además de disminuir el costo de la ración.

De las tres formas de inclusión, la ración con semillas fue el que proporcionó el mayor aumento de ácidos grasos poliinsaturados, especialmente con el ácido graso omega 3. El nivel óptimo determinado ocurre con la inclusión de 10% de las semillas en la ración. Mientras que el grupo control presentó un porcentaje de ácido alfa-linolénico de aproximadamente 0.2% en la composición centesimal, los peces alimentados con una ración que contenía 10% de semillas de sacha inchi presentaron un porcentaje aproximada de 0.6% de incorporación de omega 3.