EEUU.- Los científicos de NOAA y sus colegas han descubierto un marcados biológico en la sangre de peces cebras y mamíferos marinos que muestran cuando ellos han estado repetidamente expuestos a bajos niveles de ácidos domoico, el cual es potencialmente tóxico a altos niveles.

Se conoce poco sobre como la exposición a bajos niveles de ácido domoico afecta a los animales marinos o humanos; sin embargo, la exposición a altos niveles a través del consumo de alimentos de origen acuático contaminados pueden ser tóxicos, y conducir a un envenenamiento amnésico por mariscos, con síntomas como convulsiones, pérdida de memoria a corto plazo, y, en casos raros, la muerte. El ácido domoico es producido por algunas especies de microalgas marinas y se acumula en animales marinos como almejas y mejillones.

Los hallazgos acaban de ser publicados en la revista Public Library of Science (PLoS ONE). Hasta ahora, la ausencia de un marcador para determinar las exposición crónica ha sido una barrera para evaluar los posibles efectos en humanos.

“El estudio crea un camino para crear pruebas de sangre adecuadas para la exposición a bajos niveles del ácido domoico, lo cual puede ayudar a los científicos a evaluar los efectos de la exposición crónica para la vida silvestre y las personas que consumen alimentos de origen acuático” dijo Kathi Lefebvre, Ph.D., una biólogo pesquero de NOAA y líder d ella investigación. “No conocemos si la misma respuesta de anticuerpos que hallamos en peces cebra y leones de mar expuestos a la toxina se presenta en los humanos. Nuestro próximo paso es hacer un equipo con expertos en salud humana para encontrar una respuesta”.

En el estudio de NOAA, los científicos inyectaron a peces cebra, de dos a cuatro veces por mes durante un período de nueve meses, con bajos niveles de ácido domoico en laboratorio. Aunque los peces cebras parecían saludables después de 18 semanas, los científicos detectaron una respuesta de anticuerpos para el ácido domoico en las muestras de sangre. Los científicos han encontrado una respuesta similar en leones de mar de California, confirmando que la exposición a la toxina produce una respuesta similar en mamíferos marinos.

Los investigadores también encontraron que a largo plazo, las exposición a bajo nivel de ácido domoico no genera tolerancia o resistencia, pero si hace que los peces cebra se han más sensibles a la neurotoxina.

El ácido domoico fue el primero en ser identificado como toxina de moluscos en 1987, después que más de 100 personas se enfermaron como consecuencia del consumo de mejillones contaminados de la provincia canadiense de Prince Edward Island. En 1998, más de 400 leones de mar de California murieron en la costa oeste de EEUU después de consumir anchovetas que contenían ácido domoico.

Desde inicios de los años 90, el monitoreo regular de moluscos ha protegido a las personas del envenenamiento amnesico por mariscos que es generado por los altos niveles el ácido domoico.

El estudio titulado “A Novel Antibody-Based Biomarker for Chronic Algal Toxin Exposure and Sub-Acute Neurotoxicity,” fue conducido por los científicos de NOAA, con el Marine Mammal Center, el US Geological Survey-Western Fisheries Research Center, la University of Washingyon y la University of California Santa Cruz. Los fondos para el estudio fueron proveídos por la NOAA's Ecology and Oceanography of Harmful Algal Bloom Program.

Referencia:
efebvre KA, Frame ER, Gulland F, Hansen JD, Kendrick PS, et al. (2012) A Novel Antibody-Based Biomarker for Chronic Algal Toxin Exposure and Sub-Acute Neurotoxicity. PLoS ONE 7(5): e36213. doi:10.1371/journal.pone.0036213