Corvallis, EEUU.- Científicos de la Oregon State University (OSU) han identificado los genes de un tipo de oomiceto que ataca a los peces y causa millones de dólares en pérdidas a la industria acuícola cada año.

Los científicos compararon los patógenos de peces y vegetales para identificar los genes. Con un mejor entendimiento de como estos patógenos invaden a los animales, la industria acuícola puede desarrollar métodos de control más efectivos, como vacunas y fungicidas, dijeron los investigadores.

El grupo de los oomicetos incluye a más de 500 especies, estas se reproducen sexual y asexualmente. Los oomicetos son patógenos del salmón y otros peces. Este es un problema en particular de regiones donde se viene cultivando trucha y salmón, incluido el Pacifico noroeste, Escocia y Chile.

Brett Tyler, profesor y director del Center for Genome research and Biocomputing en el College of Agricultural Sciences de OSU, lideró el proyecto que mapeo todo el genoma de una especie de oomiceto conocido como Saprolegnia parasitica. Esta es la primera vez que se aplican estos métodos para patógenos del agua de los peces.

El patógeno causa una enfermedad denominada saprolegniosis, caracterizada por un gris visible o manchas blancas de micelio sobre la piel y aletas, que también se pueden transferir a los músculos y los vasos sanguíneos de los peces.

“Desarrollar nuevas formas ambientalmente sustentables para reducir las enfermedades de los peces puede reducir el uso de químicos en las piscigranjas, además de proteger a los peces silvestres” dijo Tyler.

Las principales conclusiones de la investigación son:
- S. parasitica puede adaptarse rápidamente a su entorno mediante cambios en sus genes, lo que permite que se disemine a nuevas especies de peces o supere los fungicidas.
- S. parasitica contiene una enzima que puede suprimir activamente la respuesta inmune inicial de un pez, reduciendo su capacidad de defenderse contra las etapas iniciales de la infección.
- Los oomicetos animales han desarrollado diferentes enzimas, proteínas y toxinas que permiten la infección en los peces.
- S. parasitica tiene más enzimas implicadas en la adaptación que los humanos, lo que le permite reconocer y adaptarse rápidamente a una amplia variedad de ambientes.
- S. parasitica es vulnerable a un agente antimicótico llamado inhibidor de la síntesis de quitina, contrariamente a lo que previamente se creía que los oomicetos que afectan a los animales no contenían quitina.

Contacto:
Pieter van West
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Referencia:
Jiang RHY, de Bruijn I, Haas BJ, Belmonte R, Löbach L, et al. (2013) Distinctive Expansion of Potential Virulence Genes in the Genome of the Oomycete Fish PathogenSaprolegnia parasitica. PLoS Genet 9(6): e1003272. doi:10.1371/journal.pgen.1003272