Pullman, EEUU.- Cuando la trucha arco iris es afectada por la enfermedad del agua fría, su cuerpo colorido es erosionado por heridas irregulares y úlceras. La infección bacteriana puede matar hasta el 30% de la población de un hatchery y costar millones de dólares en pérdidas económicas.

Después de 15 años de investigación, los científicos de la University of Idaho y de la Washington State University (WSU) han encontrado un método simple y efectivo para combatir la enfermedad usando las bacterias del propio intestino de las truchas como probióticos.

Ellos mostraron que los probióticos trabajan segregando una proteína tóxica que no perjudica al pez pero que si mata al organismo que genera la enfermedad del agua fría, la bacteria Flavobacterium psychrophilum.

Douglas Call, profesor en la Escuela Paul G. Allen para la Salud Animal Global de WSU, informaron de sus hallazgos en una publicación de la revista Applied and Environmental Microbiology, en el mes de enero. El estudio fue financiado en parte por la Western Regional Aquaculture Center y la Idaho State Board of Education.

“La enfermedad del agua fría es la bacteria número uno que afecta a la acuicultura de trucha en EEUU y en un grado menor al salmón coho” dijo Call. “Una vez que el brote se inicia, la única manera que hemos tenido para tratarlo es con antibióticos”.

“El problemas con los antibióticos es que ellos pueden generar resistencia bacteriana y también contaminar el agua y el suelo” manifestó el científico. “Sólo dos antibióticos están aprobados para su uso y uno, florfenicol, es particularmente persistente en el ambiente por mucho tiempo”.

Call indicó que los probióticos pueden ser una alternativa barata y efectiva a los antibióticos, y una buena noticia para la industria global de salmónidos cuya producción alcanza un valor superior a los US$13.7 billones.

¿Cómo funciona?

Kenneth Cain, profesor y director asociado del Aquaculture Research Institute en la University of Idaho, recientemente descubrió que un probiótico, ahora patentado como la cepa de la bacteria Enterobacter C6-6.

Para encontrar el probiótico C6-6, Cain y sus colegas buscaron minuciosamente a través de 318 cepas de bacterias de los tractos gastrointestinales de las truchas hasta que identificaron aquellos que podrían matar a los microorganismos que generan la enfermedad del agua fría.

Las pruebas de campo subsecuentes mostraron una significativa reducción de las tasas de mortalidad de la enfermedad en peces que fueron alimentados con la cepa C6-6. Pero como es común con muchos probióticos, los científicos realmente no conocían como el probiótico trabajaba.

“Encontramos que C6-6 produce una proteína tóxica llamada entericidin, que inhibe la bacteria del agua fría” dijo el científico. “Esto podría significar nuevas oportunidades para tratamientos contra los patógenos relacionados”.

“Las bacterias que producen el entericidin son de rápido crecimiento, baratas de producir y fácil de poner en el alimento de los peces” destacó Call.

Contacto:
Douglas Call, WSU Allen School for Global Animal Health, 509-335-6313, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Referencia bibliográfica:
Carla B. Schubiger, Lisa H. Orfe, Ponnerassery S. Sudheesh, Kenneth D. Cain, Devendra H. Shah, and Douglas R. Call. Entericidin Is Required for a Probiotic Treatment (Enterobacter sp. Strain C6-6) To Protect Trout from Cold-Water Disease Challenge. Appl. Environ. Microbiol. January 2015 ; 81:2 658-665. doi:10.1128/AEM.02965-14
http://aem.asm.org/content/81/2/658.abstract?sid=020e423b-d2ed-4a37-ad72-3a10ea5b5b4e