Alemania.- Para muchos habitantes de la costa, el varamiento de las macroalgas puede considerarse como una molestia; pero, esta materia prima ha demostrado que es capaz de mantener las paredes de las construcciones aisladas. Junto con socios de la industria, científicos del Fraunhofer Institute for Chemical Technology ICT han logrado convertir las macroalgas en aisladores.

Durante el otoño, invierno y primavera, las playas del Mediterráneo están cubiertas con bolitas de hojas de la macroalga Posidonia, comúnmente conocida como “hierba de Neptuno”. Aunque estas macroalgas son considerados como un producto de desecho, este material abundante y fácilmente renovable es demasiado valiosos para tirarlo.

Estas bolitas de macroalgas muestran una variedad de características que la hacen de interés para el sector de la construcción: las macroalgas son virtualmente no inflamables, resistentes al moho, y pueden ser usados como material aislante sin necesidad de aditivos químicos.

Las macroalgas pueden ser usados como aislante entre las vigas de tejados inclinados, para aislar las paredes inferiores, o para reducir la cantidad de calor perdido. Las fibras actúan como un amortiguador, absorbiendo el vapor de agua y liberándolo sin perjudicar su capacidad de mantener la construcción aislada. Y con un contenido de sal de sólo 0.5 a 2%, las bolas de macroalgas pueden ser usadas para producir material de aislamiento que no se pudre. 

Los métodos adecuados para convertir las bolas de macroalgas en material aislante ha sido desarrollado por el Fraunhofer Institute for Chemical Technology ICT, en colaboración con socios de la industria NeptuTherm e.K., X-Floc Dämmtechnik-Maschinen GmbH, Fiber Engineering GmbH y RMC GmbH. El objetivo del proyecto era producir un material aislante capaz de ser rellenado o soplado en el espacio requerido.

“Sacudir las bolas de macroalgas probó ser la mejor forma para asegurarnos de las fibras de mayor tamaño y libres de arena” dijo la Dra. Gudrun Gräbe de Fraunhofer ICT.

Mantenerse fresco con fibras de Posidonia

El material aislante producido es capaz de contener una cantidad considerable de energía: 2502 joules por kilogramo Kelvin (J/kfK), que es 20% más alto que la madera o productos de madera. Esto permite que el material fibroso mantiene la construcción fría en un clima caliente.

La empresa NeptuTherm e.K. ha dado su nombre al material aislante y ya viene comercializandolo y distribuyendolo. Por otro lado, las fibras de Posidonia ya han demostrado su valía en un rango de nuevos proyectos de construcción y renovaciones de construcciones existentes. Ahora hay planes para desarrollar hojas sólidas y ecológicas hechas de este material con la finalidad de ofrecer un sistema para el aislamiento de techos, fachadas exteriores, paredes interiores y techos de sótanos.

Contacto:
Dr.-Ing. Gudrun Gräbe
Fraunhofer Institute for Chemical Technology ICT
Joseph-von-Fraunhofer-Straße 7
76327 Pfinztal
Phone +49 721 4640-302