EEUU.- Las granjas y hatcheries de mariscos a los largo de la costa del Pacífico pueden obtener datos en tiempo real sobre la acidificación del océano a través del Integrated Ocean Observation System (IOOS), un consorcio nacional liderado por National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) que tiene como objetivo el proveer nuevas herramientas y pronósticos para mejorar la seguridad, incrementar la economía y proteger el ambiente.

Los datos, que van desde las concentraciones del dióxido de carbono a la salinidad y temperaturas del agua pueden ser hallados a través del que inició IOOS Pacific Region Ocean Acidification Data Portal operaciones este mes.

“Este nuevo portal provee inteligencia ambiental para los científicos, administradores costeros y usuarios finales como las granjas acuícolas de mariscos” dijo Libby Jewett, director del Ocean Acidification Program de NOAA. “Esperamos que los datos proporcionados a través de este sistema, combinados con la investigación, pueda ayudar a NOAA y a nuestros socios a proveer información que soporte las estrategias de adaptación efectivas y la toma de decisiones sobre otros recursos costeros”.

El IOOS Pacific Region Ocean Acidification Data Portal caracteriza los datos de cinco hatcheries/sitios de cultivo de mariscos usando sistemas de monitoreos que fueron desarrollados por Burke Hales de la Oregon State University (OSU). Los sistemas de monitoreo, que miden las variables de acidificación del océano, fueron recientemente instalados en varios sitios de la costa del Pacífico: Alutiiq Pride Shellfish Hatchery en Alaska, Taylor Shellfish Hatchery en Washington, Whiskey Creek Shellfish Hatchery en Oregon, Hog Island Oyster Co., en el centro de California, y Carlsbad Aquafarm en el sur de California.

Adicionalmente los datos de acidificación de la industria, académica y socios del gobierno dentro de la costa del Pacífico también serán agregados al portal en el futuro.

La acidificación del océano es principalmente causado por las emisiones de dióxido de carbono en la atmósfera, la misma que cambia la química del agua de mar, lo que hace difícil que muchos organismos marinos puedan formar sus conchas. La acidificación del océano también representa una gran amenaza para los ecosistemas marinos a través de los efectos sobre la cadena alimentaria, los mismas que vienen siendo explorados. Los cambios resultantes tienen implicaciones ambientales y económicas globales.

Puede acceder al IOOS Pacific Region Ocean Acidification Data Portal en:
http://www.ipacoa.org/