Escocia.- Científicos hicieron un estudio sobre los métodos de campo disponibles para la detección de biotoxinas marinas que puede ser usada por la industria de mariscos y evalúan los kits con respecto a los métodos internacionales.

En el año 2014, la Food Standards Agency in Scotland (FSAS) introdujo una nueva guía para los operadores de los negocios de alimentos sobre una estructura de gestión de riesgos para las toxinas marinas en los mariscos. La guía sugiere que las pruebas sobre el producto final de mariscos para las toxinas marinas debe incrementarse cuando las toxinas o el plancton productor de toxinas ha sido detectado en las muestras recolectadas por la oficina de control.

Debido al incremento de la necesidad por la pruebas de producto final, y el potencial incremento de los  mismos, surge la necesidad de contar con información sobre los apropiados métodos de campo que están disponibles para su uso por los procesadores y cosechadores de mariscos.

El estudio identifico nueve empresas productoras de pruebas de campos comerciales para la detección de venenos de los mariscos, amnésicos, diarreicos y paralizantes (ASP, DSP y PSP). No existen métodos de campo para azaspiracidas, pectenotoxinas o yessotoxinas (AZA, PTX, YTX) que también están reguladas en la Unión Europea.

“Los métodos de campo son un componente deseado de una estructura general de gestión del riesgo para las toxinas marinas, debido a que son relativamente baratos y permiten pruebas en tiempo real de los moluscos, previo a la cosecha o procesamiento” destaca el estudio. Sin embargo, el documento lista una serie de problemas técnicos.

Referencia (abierto):
McLeod C., S. Burrell and P. Holland. 2015. Review of the currently available field methods for detection of marine biotoxins in shellfish flesh. Seafood Safety Assessment Ltd.