Heredia, Costa Rica.- Uno de los peces capturados en el golfo de Nicoya de mayor importancia comercial es la corvina, cuya carne blanca contiene un alto porcentaje de proteínas. En los últimos años, su captura ha disminuido, por lo que la Estación de Biología Marina Juan Bertoglia Richards, de la Escuela de Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional (UNA), se enfoca en reproducir en cautiverio este tipo de peces.

 
Después de mantener en cautiverio por más de dos años reproductores salvajes de corvina reina (Cynoscion albus), el pasado 20 de junio los investigadores del Laboratorio de Cultivo y Reproducción de Peces Marinos realizaron la inducción hormonal de estos ejemplares, cuyo peso puede llegar a ser de más de diez kilos.
 
“Luego de esperar un periodo de latencia de alrededor de 48 horas, tanto las hembras como los machos liberaron sus productos sexuales al agua, lográndose ahí la fertilización y obteniéndose por primera vez en cautiverio huevos fecundados de corvina reina, la corvina más importante a nivel comercial en el golfo de Nicoya”, explicó Jorge Boza Abarca, coordinador del Laboratorio.
 
Los investigadores Marvin Ramírez y Karen Berrocal, junto a Boza y los estudiantes de licenciatura Laureana Arroyo y Juan Esteban Barquero, forman parte de los 10 años de experiencia acumulada de este laboratorio, que hicieron posible este procedimiento. También los acompaña en este trabajo el voluntario de AFS Programas Interculturales Jonas Barkhau, de origen alemán, quien permanecerá al menos un año más en la Estación.
 
Reto
 
“Los reproductores salvajes son difíciles de conseguir, ya que estos peces son capturados por los pescadores artesanales del golfo de Nicoya y expuestos a horas de estrés al permanecer enganchados a los anzuelos, para luego ser transportados en lancha a los tanques de reproducción”, comentó Boza.
 
Para Marvin Ramírez, el cuido por más de dos años de ocho reproductores, tanto hembras como machos, requirió mucho sacrificio, ya que los peces al igual que cualquier organismo vivo, deben ser alimentados todos los días incluso feriados y fines de semana.
 
Tanto Boza como Ramírez regresaron recientemente de realizar una visita al Centro de Investigación IFAPA “El Toruño”, en Puerto de Santa María, Cádiz, España, en donde se manifestó el interés de ambas partes por realizar en los próximos meses el primer curso centroamericano de maricultura de peces marinos en Costa Rica, el cual contará con la visita de Salvador Cárdenas Rojas, jefe del Departamento de Producción, coordinador del Área de Peces Marinos del IFAPA y vicepresidente de la Sociedad Española de Acuicultura, entre otros especialistas.
 
Para Boza, el logro de haber reproducido corvinas reina en cautiverio es el primer paso en el desarrollo de la maricultura en el golfo de Nicoya de especies completamente nativas de la costa pacífica de Costa Rica, como la corvina aguda y hace varios años el pargo manchado.

Fuente: DICYT