Noruega.- Un simple tratamiento con presión de cinco minutos convierto al salmón de cultivo en estéril. Florian Sambraus podría haber encontrado la solución aun problema altamente controvertido en la producción de salmón en Noruega.

En la última década más de tres millones de salmones de cultivo escaparon de las granjas acuícolas en las aguas costeras de Noruega, lo que incrementa la preocupación de que el salmón de cultivo podría desovar en los ríos de Noruega y debilitar la diversidad de la poblaciones de salmones silvestres. Los expertos puntualizan que los salmones triploides estériles podrían ser la mejor solución.

Presión de 640 atmósferas

El proceso de volver al salmón estéril es simple. Media hora después de la fertilización, los huevos de salmón son ubicados en una cámara de presión y sometidos 9 500 psi (más de 640 veces la presión a nivel del mar). Un tratamiento de cinco minutos es suficiente para causar la esterilidad.

“Esto es una forma simple, efectiva de producir salmones de cultivo estériles y no incluye modificaciones genéticas” explicó Florian Sambraus, un investigador doctoral en el Institute of Marine Research.

“La producción de triploides es una práctica común en el cultivo de ostras y la producción de trucha arco iris. Este método de tratamiento con presión de los huevos es actualmente, la única vía para asegurar la producción de salmones estériles a una escala industrial”.

Sambraus cree que el cultivo de triploides puede jugar un rol importante en reducir el impacto ambiental de la acuicultura del salmón.

“Los triploides también podrían escapar de sus jaulas y llegar a los ríos, pero ellos no serán capaces de reproducirse. Ellos no pueden alterar las poblaciones silvestres genéticamente”.

Triploides necesitan condiciones estables

En su trabajo doctoral Sambraus se concentró en remover los “cuellos de botella” de la producción a escala industrial de triploides. Aunque es simple hacer huevos triploides, existe otras diferencias no relacionados a la fertilidad que presentan desafíos a la producción.

“El metabolismo de los triploides difiere de los diploides (salmones normales y fértiles)” dijo el científico. “Los triploides son mas propensos a las deformidades espinales y son más sensibles a los cambios en la temperatura del agua y otras condiciones”.

En particular, Sambraus esta estudiando como los triploides hacen frente a varias temperaturas del agua y si una dieta especializada puede minimizar los problemas de deformidades. Los resultados de las pruebas con post-smolts de 300 y salmones adultos de 2.3 kg en agua de mar indicaron que los salmones estériles triploides comen más y crecer más rápido que los diploides a temperaturas mayores a 9 oC. A 12 oC los triploides y diploides demostraron igual apetito, pero los triploides consumen menos a temperaturas superiores a estas.

“La investigación también sugiere que los desafíos relacionados a las deformidades pueden ser solucionados mediante el desarrollo de dietas especializadas para triploides”.

¿Es el salmón triploide saludable para consumir?

Sambraus no adelanta opinión sobre si los consumidores preferirán los productos de salmón de peces estériles o peces fértiles, pero él indica que la promoción puede enfatizar los beneficios para la salud de comer triploides. Debido a que los salmones estériles no gastan energía en la maduración sexual, su carne contiene más ácidos grasos deseados.