Sao Paulo, Brasil.- Desde hace 10 años el Laboratório de Metabolismo e Reprodução de Organismos Aquáticos (LAMEROA), del Instituto de Biociências (IB) de Universidade de São Paulo  (USP), viene trabajando en proyecto con base en la integración entre la fisiología de los seres vivos y el medio ambiente.

LAMEROA viene evaluando, a través de sus proyectos, como el medio ambiente, y las alteraciones que en el ocurren, influyen la fisiología reproductiva de los peces.

La reproducción de estos animales es controlada por un sistema endocrino, responsable por la producción de hormonas que son la base del proceso. En tanto, las acciones externas a los organismos de los peces, como la disminución del flujo de río en función de la construcción de una represa, crean fenómenos que puede alterar el funcionamiento del sistema hormonal de estos animales. Con esta alteración, muchas especies de peces se ven impedidas de reproducirse, y que, a largo plazo, resulta en una disminución de la población de estos animales.

“La reproducción es un proceso muy caro, energeticamente hablando, para el animal. En primer lugar, el precisa tener energía para mantenerse vivo, en segundo lugar, para crecer. La reproducción acontece apenas si sobra la energía suficiente para todo esto. En tanto, si algún factor externo impide al animal cumplir con estos requisitos, la chance que tiene de reproducirse es muy pequeña”.

Pesca depredadora

Uno de los estudios desarrollados por LAMEROA tiene como base al garoupa, que es una especie de alto valor económico, y que esta amenazada por la extinción.

Los problemas ambientales en relación a esta especie se intensifican por que es hermafrodita, más específicamente hermafrodita protoginico, osea todos los animales nacen y maduran su sexo como hembras. De esta forma, cuando en un cardumen existe un número considerable de hembras, se conoce que las garoupas mas viejas invierten su sexo y pasan a actuar como machos en la reproducción.

El cambio natural de sexo, puede ocurrir en las hembras tardíamente, cuando ella tiene cerca de 9 años y pesa entre 13 a 15 kilogramos, justamente cuando posee mayor valor económico.

“En función de esto, comenzamos un trabajo para inducir la inversión del sexo. Esto se realizó a través del aumento de los niveles de testosterona y de la inhibición del estrógeno en el organismo del pez. Hemos conseguido invertir el sexo en animales de hasta 500 gramos. A partir de estos es posible criar machos en cautiverio o extraer y preservar el semen de los peces” detalla la científica.

En tanto, aun son necesarios mas estudios en relación a las garoupas, pues hasta el momento no se sabe como volver fértiles a las hembras en cautiverio, o en que fase se deben conseguir las garoupas silvestres para tentar la reproducción con los machos criados en laboratorio.

Ecotoxicologia

Otra línea de investigación desarrollada por LAMEROA tiene como objetivo conocer el efecto de la contaminación sobre la reproducción de los peces. Metales como manganeso, cobre, mercurio y el aluminio son elementos de ejemplos perjudiciales para los organismos acuáticos.

Contacto:
Renata Guimarães Moreira
email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.