República Dominicana.- Investigadores en acuicultura del Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (IDIAF), de la Misión Técnica de Taiwán en la República Dominicana y de la Universidad ISA, realizan un experimento sobre el efecto de la salinidad en la supervivencia y crecimiento de alevines de tilapia en la fase de pre-cría.

El trabajo de investigación se instaló en la Estación Experimental Acuícola Santiago del IDIAF (EEAS), y corresponde a las estudiantes de término Yanilka Sosa y Carmen Ligia Hernández de la carrera de Medicina Veterinaria, Zooctenia y Producción Animal, respectivamente, del Departamento de Ciencia Animal de la Universidad ISA, en La Herradura, Santiago, República Dominicana.

Esta investigación forma parte del acuerdo de cooperación técnica IDIAF/ISA, y está adscrita al proyecto de transferencia tecnológica para el fomento de la acuicultura en la República Dominicana (PRODETAR), que ejecutan el IDIAF y la Misión Técnica Taiwán desde el año 2008.

El estudio de referencia cuenta con el apoyo y colaboración del ingeniero Hsu Wen Yuan de la Misión Técnica Taiwán en la República Dominicana; del ingeniero Miguel  Reyes, investigador/especialista en acuicultura del IDIAF; del técnico Francisco Antonio Cruz, de la Estación Experimental Acuícola Santiago del IDIAF y del ingeniero Victorino Rodríguez de la Universidad ISA.

El objetivo es evaluar el efecto de la salinidad en la supervivencia y crecimiento de alevines de tilapia roja (Oreochromis. sp) y nilótica (Oreochromis niloticus), cultivados en fase de pre-cría, bajo condiciones controladas de laboratorio. Las variables que se evaluarán serán: tasa de supervivencia, crecimiento de alevines de tilapia y relación beneficio-costo.

Antecedentes y Descripción de la Investigación

Muchas especies de tilapias son eurihalinas (viven en aguas saladas y dulces), pero los límites de tolerancia de las especies varían considerablemente. Al-amoundi (1987), comparó la tolerancia a la salinidad de cinco especies de tilapia (O. aureus, O. spilurus, O. niloticus, O. mossambicus, y O. niloticus x O. hibridos) y concluye que la pre-aclimatación a baja salinidad y gradual transferencia a altas salinidades mostró ser en una mejor supervivencia en todas las especies. Durante la adaptación a altas salinidades, los peces eurihalinos toman agua marina por la boca,  absorben sales de los intestinos y secretan estos excesos de sales por las branquias. Por ello, ocurren cambios en la osmolaridad en los lados apical y base lateral.

Por su parte, Hopkins y colaboradores (1989) observaron que incrementos de 5 % de salinidad por día fueron más efectivos para adaptar a O. spilurus a la salinidad del mar (35 ppt o partes por mil). Autores como Watanabe y colaboradores (1987) experimentaron con pequeñas crías (promedio de 0.77 g) de tilapia roja de Florida (0. mossambicus), durante 43 días, en condiciones de laboratorio, en diferentes concentraciones de salinidad, obteniendo crecimientos mayores conforme se incrementaba la salinidad. Los investigadores atribuyeron el incremento del crecimiento  únicamente al consumo de alimento, pero no consideraron la salinidad como un factor relevante. DeWandel y colaboradores (1996) informan que la producción de tilapia en agua salada no está definida y que se requiere precisar los límites de salinidad que soportan las distintas especies de tilapia. En uno de los pocos estudios definitorios al respecto, se documentó que a diferentes concentraciones de salinidad, el peso ganado por día de la tilapia aumenta en relación directamente proporcional con el incremento de la salinidad, hasta el punto denominado isosalino; esto es, cuando el gradiente osmótico entre el medio acuático y el plasma del pez es nulo (Mena y colaboradores, 2001). DeWandel (1996) menciona que no se han avanzado las investigaciones sobre la producción de tilapia en agua salada y, por ello, se deben implementar y desarrollar nuevas tecnologías.

Las zonas costeras de la región suroeste y noroeste de la República Dominicana se han considerado, por décadas, las menos favorecidas en cuanto a desarrollo socio-económico, lo cual ha provocado que muchos de sus pobladores migren a las grandes urbes del país, en busca de oportunidades. Los habitantes de estas zonas se dedican a la pesca artesanal, ya que carecen de financiamiento para el desarrollo de la actividad pesquera. La actividad acuícola a pequeña y mediana escala en esas zonas deprimidas del país puede contribuir a mejorar la calidad de vida de las mismas, si se les enseña mediante métodos sencillos de producción, a generar ingresos de forma sostenible y amigable con el medio ambiente, a partir del cultivo de tilapia en aguas salobres y saladas.

La importancia de utilizar aguas salobres y marinas en la producción de tilapia, adquiere relevancia si se considera que la República Dominicana comparte la isla de La Hispaniola con Haití, estando rodeada de agua salada por tres de sus cuatro litorales costeros (Este, Norte y Sur). Además, de disponer de la mayor reserva natural de agua salada del país, el Lago Enriquillo con una superficie de espejo de agua de 375 km², lo que fortalece su potencial para desarrollar una acuicultura de tilapia en agua salada continental y en su plataforma costera y marina, a sabiendas de que la tilapia de agua  salada tiene un mejor sabor en su carne y es más demandada.

Al momento, en la República Dominicana no se han realizado estudios científicos y tecnológicos del cultivo de especies de tilapia en agua marina en condiciones controladas, por cual no se tienen registro a ciencia cierta de los resultados de la tolerancia a niveles de salinidad de esta especie. Algunos autores señalan que han observado como las especies de tilapia sobreviven en aguas saladas del Lago Enriquillo,  zonas costeras y de ecotono del terriotorio nacional, pero no han determinado su tasa de sobrevivencia, crecimiento y reproducción. Como estrategia de validar la influencia que tiene la concentración de diferentes grados de salinidad del agua sobre la supervivencia y el crecimiento de alevines de tilapia roja y nilótica bajo condiciones de laboratorio, es el propósito y la justificación por la qué se realiza la presente investigación.

La parte administrativa del experimento estará a cargo de la licenciada Sonáliz Corniel, encargada de la Estación Experimental Acuícola Santiago (EEAS), mientras que el trabajo de campo estará bajo la supervisión técnica, asesoría y responsabilidad del ingeniero Miguel Reyes, investigador en acuicultura del IDIAF.

Fuente: IDIAF