Finlandia.- El Finnish Environment Institute SYKE ha participado en el proyecto multinacional SUBMARINER, en donde se investigó nuevas formas de utilización de los recursos del mar Báltico. Durante tres años, el proyecto evaluó varias formas de utilización de las macro y microalgas, mejillones, plantas acuáticas y microbios. Los nuevos métodos de acuicultura y el uso futuro de la energía de las olas también fue examinado, encontrando oportunidades para usar los parque eólicos oceánicos para otras actividades económicas.

“Correctamente ejecutado, estas nuevas formas de usar el mar no causaría daño al ambiente marino. Además, mediante el cultivo de algas, mejillones o plantas acuáticas podemos remover los nutrientes del mar y mejorar sus condiciones” explicó el investigador principal Jukka Seppälä del Marine Research Centre de SYKE.

Con la excepción de Rusia, todos los estados costeros del mar Báltico están participando del proyecto. Finlandia es representado por el SYKE y estuvo encargado de evaluar el cultivo de macroalgas en el mar en Rymättylä y Tvärminne. Además, se investigó las posibilidades de cultivar microalgas bajo las condiciones nórdicas.

En el marco del proyecto, se descubrió que el cultivo de mejillones en sustratos construidos de cuerdas fue el método más eficiente de remoción de nutrientes del mar que el cultivo de macroalgas. El invierno frio del mar Báltico posee un desafío específico para el cultivo de mejillones y macroalgas, debido a que los sustratos necesitan mantenerse por debajo del nivel del mar.

El proyecto también evaluó las posibilidades de usar la masa de mejillones y algas como alimento animal, fertilizante o en la producción de biogas. En el actual nivel de precios de las materias primas, el cultivo de mejillones o algas en el mar Báltico no es viable. Esto podría cambiar, sin embargo, si los cultivadores recibieran una compensación por los nutrientes removidos del mar junto con la biomasa.

¿Combustibles de microalgas? Aun no

El cultivo a gran escala de microalgas para la producción de biocombustibles ha sido considerado como un medio para la producción de energía. Durante el proyecto, se demostró que la región del mar Báltico es adecuado, en principio, para la producción de microalgas. Estimado en la base de disponibilidad de luz solar, las cantidades de producción anual podrían representar aproximadamente la mitad de la alcanzada en las regiones del mundo con más luz. Sin embargo, la producción de microalgas a gran escala no ha probado ser económicamente viable. El proyecto recomienda que la región del mar Báltico se concentre en el desarrollo de tecnología basado en las combinación de las experiencia de varios sectores económicos.

¿Químicos de organismos marinos?

“Debido a que el proyecto SUBMARINER cubrió sólo una parte de los recursos del mar Báltico, se recomienda un mapeo coordinado de los recursos biotecnológicos del mar Báltico. Los químicos producidos por los organismos marinos, por ejemplo, son usados en las industrias farmacéutica, cosmética, alimentos y química. Sin embargo, existen industrias que no vienen siendo consideradas. Estas deberían ser investigadas como parte de la iniciativa Blue Growth de la UE” dijo Seppälä.

Continuación del proyecto

El proyecto SUBMARINER finalizará los primeros días de setiembre. Después de la conferencia final, que se realizará en Gdansk-Polonia, se publicaran guía para fomentar una fuerte relación entre la utilización de los recursos marinos y las mejoras de las condiciones del mar Báltico. El trabajo continuará a través de una red de cooperación, bajo el mismo nombre del proyecto.

Mayor información del proyecto: http://www.submariner-project.eu