Un nuevo biosensor autónomo puede ayudar a los científicos a detectar peligros ambientales en el mar a un nivel temprano. Pero la aplicación de este enfoque a un ambiente marino es aun un desafío. El sector de la acuicultura marina viene creciendo de forma continúa; pero los virus que causan enfermedades en los peces, los químicos o las toxinas algales, puede afectar adversamente a las granjas de peces y mariscos. Esto frecuentemente causa pérdidas considerables.

Los científicos dentro el proyecto financiado por la Unión Europea, EnviGuard, que se ejecuta entre los años 2013 y 2018, han desarrollado un dispositivo autónomo para la detección de los peligros ambientales, informó el medio youris.com.

“Queremos desarrollar un sistema barato, rápido y autónomo que los productores de peces y mariscos puedan usar en sus granjas como un sistema de alerta temprana” dijo el coordinador del proyecto Björn Suckow, de Alemania.

El nuevo dispositivo esta diseñado para detectar los virus de peces, bacterias y microalgas tóxicas. Este también será capaz de medir las toxinas liberadas de las microalgas y los contaminantes químicos como bifenilos policlorados (PCB). El sistema también será útil para monitorear el estado ambiental marino. “Nuestro objetivo es detectar sustancias en agua de mar que son difíciles de medir” dijo Suckow a youris.com.

Para alcanzar esto, los científicos quieren integrar tres tipos diferentes de biosensores en un sistema. Los sensores consisten de pequeños chips que aplican diferentes principios de medición.  Ellos confían en el uso de pruebas moleculares, anticuerpos o los denominados aptameres (pequeñas moléculas que contiene ácidos nucleicos), las cuales se enlazan de forma especifica a varias sustancias detectadas. Esto dispara una señal óptica, subsecuentemente convertida en una señal electrónica, antes de ser colectados en una interface común.

Algunos desafíos pendientes

Los sensores tiene que ser muy específicos y sensibles. Esto es “porque las concentraciones de las diferentes sustancias son usualmente bastante bajas” dijo Suckow. Los científicos, también necesitan resolver como preparar muestras de aguas previo a las mediciones actuales. Otro problema es la configuración modular del dispositivo. “La ventaja es que el sistema pueda ser adaptado a las necesidades del cliente” destacó Suckow.

Mayor información del proyecto en: http://www.enviguard.net/