San José, Costa Rica.- Científicos de la Universidad de Costa Rica concluyen que las macroalgas tropicales Codium, Gracilaria, Sargassum y Ulva son considerados como adecuados para su uso como alimento y el cultivo.

Como una respuesta a la escasez de terrenos y agua dulce, y el cambio climático, el uso de las macroalgas como alimento, su cultivo en el mar y sus efectos sobre la biodiversidad vienen siendo investigados en las costas de Caribe y el Pacífico de Costa Rica por los científicos del Departamento de Ingeniería Agrícola de la Universidad de Costa Rica, liderados por Ricardo Radulovich.

Los científicos colectaron y preseleccionaron macroalgas en base a la información existente y de acuerdo a criterios como ubicación, abundancia, crecimiento y palatabilidad. Luego estas especies  fueron evaluados como alimentos y fueron cultivadas en una long-line flotante usando propágulos vegetativos.

Los científicos lograron identificar a las especies de macroalgas Codium, Gracilaria, Sargassum y Ulva, como adecuadas para su uso como alimento y cultivo. Además, ellos indicaron que las zonas de macroalgas rápidamente atrajeron la biodiversidad, incluido un significativo número de especies de peces e individuos, que cerca de las áreas control.

Radulovich y su equipo concluyen que las macroalgas tropicales pueden sustituir hasta el 15% de los alimentos en una base de peso seco, su cultivo es simple y los efectos sobre la biodiversdad son una ventaja no documentada.

Referencia:
Radulovich, R., S. Umanzor, R. Cabrera, R. Mata. 2014. Tropical seaweeds for human food, their cultivation and its effect on biodiversity enrichment. Aquaculture. DOI: 10.1016/j.aquaculture.2014.10.032
http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0044848614005407