Singapur.- La biomasa residual de los procesos de fermentación de los hongos podría ser usado como un aglutinador para cosechar microalgas que pueden usarse en otras aplicaciones biotecnológicas. Los científicos de A*STAR han demostrado con éxito este procedimiento con el micelio del hongo.

La biomasa de hongos adecuada puede ser obtenida a bajo costo o gratis para ofrecer un método sostenible y ecológicamente racional para la cosecha de microalgas. Los usos potenciales de las microalgas incluyen el uso de su biomasa como biocombustible o para obtener químicos específicos que incluyen lípidos, azúcares y medicamentos.

“La falta de un método económico y efectivo para cosechar las microalgas es uno de los principales cuellos de botella que limitan su uso comercial en la biotecnología” explicó Mahabubur Talukder del A*STAR Institute of Chemical and Engineering Sciences.

Los métodos existentes para la cosecha de microalgas incluyen la centrifugación o un proceso de precipitación denominado floculación usando tratamientos químicos. Todos los métodos actuales sufren de inconvenientes significativos, explica Talukder. Por ejemplo, la centrifugación es cara para ser usada en microalgas de bajo valor, como los biocombustibles. De forma similar, la floculación química contamina las microalgas cosechadas con sales de metales tóxicos, causando dificultades en su posterior procesamiento o la extracción de los productos deseados.

El equipo de A*STAR conocía que los materiales naturales menos tóxicos como el almidón puede ser usados para precipitar y colectar algunas microalgas de agua dulce, pero que no era adecuado para las microalgas marinas debido a efectos no deseados de las soluciones saladas. Lo que se necesita es un material no tóxico y preferiblemente natural y que este disponible, que pueda enlazar, inmovilizar y precipitar las microalgas de agua dulce y marinas. Esto condujo a los científicos a investigar el micelio del hongo, que encontraron que no sólo era eficaz sino también agregaba valor contribuyendo a la biomasa total en el material combinado y cosechado.

El equipo evaluó varias variedades de hongos con resultados diversos, en algunos casos alcanzaron una eficiencia de cosecha de 97% después de varias horas de mezcla mecánica con cuatro veces la masa de micelio húmedo. Los análisis detallados indican que la clave para la unión y efecto de inmovilización es una simple atracción iónica entre las diferentes cargas eléctricas sobre la superficie de las microalgas y el micelio del hongo.

“El próximo paso es encontrar un colaborados o un socio industrial dispuesto a invertir y seguir explorando la invención y comercializarla” dijo Talukder.

Referencia:
Talukder, M. R., Das, P. & Wu, J. C. Immobilization of microalgae on exogenous fungal mycelium: A promising separation method to harvest both marine and freshwater microalgae. Biochemical Engineering Journal 91, 53–57 (2014). dx.doi.org/10.1016/j.bej.2014.07.001
http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1369703X14001934