Holanda.- Un estudio concluye que cuando las Mejores Prácticas de Gestión (BMPs) son liderados por actores como las ONGs, no solo se convierten en una herramienta para la negociación de cambios técnicos en la producción, sino también contribuyen a la politización de los problemas sociales y ambientales alrededor de la camaronicultura.

Esta sección del artículo solo esta disponible para nuestros suscriptores. Por favor click here para suscribirte a un plan y puedas acceder al artículo completo.