EEUU.- El nitrógeno y el fósforo son los más importantes nutrientes en la fertilización de los estanques de agua dulce y costeros; mientras que el encalado se requiere para mejorar la efectividad de la fertilización en los estanques con alcalinidad <40 mg/L. Sin embargo, los factores que afectan la respuesta de los estanques a los fertilizantes depende de la ubicación de los mismos.

Un nuevo artículo publicado por Claude Boyd, científico de la Auburn University, en la revista The Advocate destaca que el nitrógeno y el fósforo son importantes herramientas para la gestión de los estanques acuícolas.

Boyd destaca que “el fitoplancton requiere de oxígeno, carbono, hidrógeno, además de 12 a 15 elementos minerales como nutrientes para su crecimiento; el oxígeno es producido por el fitoplancton a través de la fotosíntesis, el carbono es obtenido del dióxido de carbono y el bicarbonato disuelto en el agua, el hidrógeno está disponible en el agua. Los nutrientes minerales incluye el nitrógeno, fósforo, azufre, calcio, magnesio, potasio, sodio, cloro, hierro, manganeso, zinc, cobre, boro, y dependiendo de la especie, algunos otros. Además, las diatomeas tienen una gran necesidad de silicio”.

“La producción de fitoplancton, incluido aquellos en los sistemas acuícolas, están limitados principalmente por concentraciones de amonio, nitrato y fosfato. De esta forma, los fertilizantes de nitrógeno y fósforo son frecuentemente usados en los estanques cuando se desea estimular el crecimiento del fitoplancton. La fertilización con silicio se realiza algunas veces en los estanques camaroneros para promover el crecimiento de las diatomeas” destaca el científico.

Según Boyd la opinión generalizada que sólo la fertilización de nitrógeno es necesario para estimular el crecimiento del fitoplancton en agua de mar y agua salobre no puede ser respaldada por la evidencia científica. Él destaca que una revisión científica publicada por un grupo de ecólogos concluyó que el nitrógeno y el fósforo son los más importantes nutrientes limitantes en los ecosistemas terrestres, de agua dulce y marinos.

“Los nutrientes en los fertilizantes químicos tradicionalmente son expresados en porcentaje de nitrógeno, porcentaje de P2O5, porcentaje de K2O, pero hay un incremento de referencias para las tasas de fertilización en términos de N, P y K” reporta Boyd.

Boyd presenta una tabla con las composiciones de los fertilizantes más comunes, en términos de nombre común, porcentaje de nitrógeno, porcentaje de P2O5 y porcentaje de K2O. Además, el científico sugiere las tasas de aplicación de los fertilizantes a los estanques acuícolas.

Referencia (abierto):
Boyd, C. 2016. Inorganic fertilization of production ponds. The Advocate. October 14.
http://advocate.gaalliance.org/inorganic-fertilization-of-production-ponds/