New York, EEUU.- Las microalgas tienen un alto potencial para producir biocombustibles y otros químicos valiosos; sin embargo, la dificultad y los significativos costos del cultivo de microalgas son algunos de los obstáculos que se deben superar para aprovechar esta prometedora tecnología.

Bendy Estime, candidato a Doctor en Ingeniería Biomédica y Química en la Syracuse University, ha desarrollado una nueva tecnología para el cultivo y cosecha eficiente de microalgas. La investigación de Estime ha sido publicado en la revista Scientific Reports.

“Mi objetivo fue mejorar el crecimiento de la microalgas” manifestó Estime.

“El estudio es un ensayo para resolver tres ‘cuellos de botella’ en el cultivo de microalgas” dijo  Radhakrishna Sureshkumar, jefe del Department of Biomedical and Chemical Engineering. “Cuando cultivas microalgas en suspensión, ellas tienden a pegarse a las paredes del contenedor, haciendo que este se opaque. Esto hace más difícil que la luz requerida pase a través de las microalgas. El segundo problema consiste en que tiene que haber una agitación constante del recipiente para asegurar que la luz alcance todas las capas de las microalgas. Un tercer problema es la dificultad de separar las microalgas del caldo, lo cual requiere tiempo y energía, y es por consiguiente costoso”.

Estime desarrolló un nuevo medio para cultivar y cosechar microalgas. El medio, Tris-Acetato-Fosfato-Plurónico (TAPP) puede pasar de una solución a un gel a través de relativamente pequeñas variaciones en la temperatura. Las microalgas se siembran en el medio a 15 oC. Cuando la temperatura se incrementa en siete grados, el medio se vuelve gelatinoso. En este nuevo medio, las microalgas crecen en racimos que son hasta 10 veces más grandes que las microalgas cultivadas en el medio tradicional. Una vez que ellas han crecido, se disminuye la temperatura, y el medio retorna a una solución. La microalga es separada por medio de la gravedad, y luego puede ser cosechada.

El medio evita que las microalgas crezcan en los lados de un recipiente, dejando que la luz penetre en cada nivel de algas. Esto elimina la necesidad de agitación constante. Cuando el medio es convertido de nuevo a una solución, las microalgas pueden ser fácilmente separadas y removidas del recipiente.

“Las aplicaciones industriales de este sistema son atractivas” destaca Estime. “Este sistema podría cosechar microalgas 10 veces más rápido que los sistemas tradicionales y de una manera eficiente en energía”.

Referencia (abierto):

Esta sección del artículo solo esta disponible para nuestros suscriptores. Por favor click here para suscribirte a un plan y puedas acceder al artículo completo.