Urbana, EEUU.- La acuicultura es uno de los sectores de producción de alimentos de más rápido crecimiento en el mundo; sin embargo, los productores en EEUU que desean capitalizar este crecimiento se enfrentan con la regulación de los desechos de los peces. Una nueva investigación muestra que un sistema orgánico simple puede limpiar los efluentes de la acuicultura de forma efectiva y barata.

Los investigadores han construido biorreactores para tratar los efluentes de sistemas de recirculación en acuicultura en funcionamiento en West Virginia. La idea es simple: el agua de los tanques de los peces entran al biorreactor, fluye a través de astillas de madera, y sale mediante una tubería al final. A lo largo del biorreactor, los sólidos se asientan y las bacterias presentes en las astillas de madera remueven el nitrógeno.

Laura Christianson, profesor asistente de calidad de agua en la University of Illinois, es una experta el biorreactores. Su investigación ha demostrado cuan efectivos son los bioreactores para remover el exceso de nitrógeno de los campos agrícolas en el medio oeste.

“Los bioreactores que usualmente promovemos en Illinois son para sacar el nitrógeno del drenaje agrícola” explica Christianson. “Los efluentes de las piscigranjas son más cargados. Estos son de color marrón y pueden tener mal olor. Queríamos ver si podíamos conseguir un biorreactor para sacar el nitrógeno de esta clase de agua sin que el biorreactor se tapara con los sólidos”.

El equipo estableció cuatro biorreactores idénticos, que variaban sólo en el tiempo de retención, o la cantidad de tiempo que toma el agua para viajar de extremo a extremo. “El tiempo de retención varió de 12 a 55 horas en los cuatro biorreactores. Si estas tratando una gran cantidad de agua quieres un tiempo de retención bastante bajo para que se pueda mantener en movimiento. Pero mientras más tiempo de a las bacterias para tomar el nitrógeno, más efectivas son. Hemos tratado de encontrar un balance entre el movimiento del agua de forma rápida y que se quede ahí el tiempo suficiente” explicó Christianson.

Los residuos sólidos en el agua presenta otra complicación. Con altos caudales, más sólidos entran al sistema, se asentaban, obstruyen los espacios entre las astillas de madera e impedían el flujo. Los investigadores encontraron que el tiempo de retención óptima para el tratamiento del agua y evitar la obstrucción inmediata fue de 24 horas.

Esta sección del artículo solo esta disponible para nuestros suscriptores. Por favor click here para suscribirte a un plan y puedas acceder al artículo completo.