BAJA CALIFORNIA, México.- Francisco Vargas Betancourt, egresado de la carrera de Biología Marina de la UABCS, realizó una evaluación de la actividad antioxidante en extractos de macroalgas de la Bahía de La Paz, como parte de su tesis de licenciatura, dirigida por la Dra. Claudia Judith Hernández Guerrero, investigadora del Centro Interdisciplinario de Ciencias Marinas (CICIMAR-IPN). Específicamente, el estudio se llevó a cabo en San Juan de la Costa, ya que las algas de esta zona son un recurso con alto potencial de actividad antioxidante. 

En su investigación, Francisco Vargas Betancourt señala que los antioxidantes son compuestos que retardan o inhiben la degradación oxidativa de las moléculas orgánicas, por lo que son utilizados en la industria alimenticia y farmacéutica: “En la actualidad se ha intensificado la búsqueda de antioxidantes de origen natural y una de las fuentes con gran potencial son las macroalgas. Debido a que algunos antioxidantes sintéticos son altamente inestables, bajo ciertas condiciones de trabajo y en algunos casos ocasionan efectos adversos sobre la salud de animales de experimentación. La investigación se ha enfocado en encontrar sustancias más estables, eficaces, versátiles y menos tóxicas”.

Vargas Betancourt menciona que en los últimos años, el empleo de antioxidantes sintéticos con fines terapéuticos ha sido cuestionado debido a su posible capacidad promotora de tumores y genotoxicidad. Como la tendencia mundial actual se dirige a abordar el uso de las fuentes naturales para la obtención de fármacos efectivos contra diversas enfermedades, se ha propuesto el uso de extractos de plantas u otras fuentes naturales como agentes neuroprotectores, ya que pueden constituir mezclas de compuestos antioxidantes con diversos modos de acción.

Desde un punto de vista general, puede decirse que las algas son fuentes de compuestos bioactivos. Son, además, organismos considerados poco tóxicos. Su consumo como parte de la dieta de algunas poblaciones humanas se ha asociado a una variedad de efectos beneficiosos sobre la salud, por ejemplo la reducción de la incidencia de algunos tipos de cánceres. Las algas contienen compuestos biológicamente activos capaces de modular diferentes funciones fisiológicas del organismo.

Los compuestos antioxidantes son reconocidos por su alta capacidad para neutralizar radicales libres, por lo que son una excelente alternativa para combatir  problemas ocasionados por el estrés oxidativo, además de que juegan un papel importante en la vida de anaquel de diversos alimentos. Afortunadamente, en la Bahía de La Paz se tiene un registro de entre 130 y 205 especies de macroalgas, lo que representa un recurso potencial para la búsqueda de compuestos con actividad antioxidante.

Fuente: UABCS