Noruega.- Un nuevo estudio muestra que usted obtiene la misma cantidad de omega-3 si toma cápsulas o consume alimentos enriquecidos. La siguiente gran pregunta es: ¿Qué cantidad de omega-3 usted necesita?

“Hemos registrado que se absorbe la misma cantidad de omega-3 en el torrente sanguíneo sin importar si tomamos estos ácidos grasos marinos de cadena larga en cápsula, jugo de frutas enriquecidos o paté de pescado enriquecido” explicó el científico Bente Kirkhus del instituto de investigación de alimentos de Nofima.

La composición del producto no hace la diferencia para la absorción del omega-3

En el estudio, 159 hombres y mujeres saludables fueron divididos aleatoriamente en cuatro grupos. Un grupo consumió 34 gr de paté de salmón, otro grupo bebió 500 ml de jugo de fruta enriquecido y un tercer grupo tomo tres cápsulas de aceite de pescado concentrado. Durante un período de siete semanas, todos ellos tuvieron una asimilación diaria de 1 gr de omega-3, en donde se incluyen los ácidos grados de cadena larga importantes EPA y DHA. El cuarto grupo fue el control y no recibieron suplementos de omega-3.

“En este estudio, que fue de intervención, elegimos una dosis de 1 gr de omega-3. Esto corresponde a una cucharada de aceite de hígado de bacalao, y estudios previos han demostrado que esta cantidad reduce el riesgo de ataques al corazón entre las personas con enfermedad cardiovascular o quienes están en riesgo de desarrollarla” dijo Kirkhus. Después de siete semanas, los investigadores midieron el nivel de omega-3 en el plasma sanguíneo. Ellos encontraron que los niveles de EPA y DHA se incrementaron aproximadamente igual en todos los tres grupos. Sin embargo, a pesar del hecho de que la asimilación de ambos fue la misma, EPA se incrementó en 134% en promedio, pero el DHA sólo en 40%.

Además de medir el nivel de omega-3 en la sangre, los investigadores también midieron el nivel de sustancias grasas, marcadores de inflamación y marcadores de estrés oxidativos (daño celular). Estos marcadores pueden proveer indicaciones del riesgo de la enfermedad cardiovascular. Se determinó que, para las personas saludables que tomaron parte en el estudio, la asimilación de omega-3 no tuvo efecto en los marcadores de riesgo. Los niveles fueron los mismos para el grupo control.

Necesitamos discutir sobre nuestras necesidades de omega-3

Existe evidencia de que el pescado y el aceite de pescado, que son ricos en omega-3, reducen el riesgo de enfermedad cardiovascular. Los efectos para la salud del omega-3 son bien conocidos, y el rango y las ventas de productos omega-3 se han incrementado cada año.

Es relevante conocer que cantidad de omega-3 necesitan las personas saludables con la finalidad de protegerlos contra la enfermedad cardiovascular. En la actualidad, las recomendaciones van de 200 mg a 1 gr por día. Teniendo en cuenta que los ácidos grados marinos de cadena larga son un recurso limitado, es importante clarificar que dosis son necesarias para los diferentes grupos de la población. No hay duda de que las personas con alto riesgo de enfermedad cardiovascular obtienen grandes beneficios del omega-3, pero ¿Cuál es la dosis que las personas sanas necesitan?

“Necesitamos más investigación para encontrar las respuestas, así que debemos hacer el mejor uso posible de los limitados recursos de omega-3 en el mundo” concluye Kirkhus.

El estudio fue financiada por Mills DA, Aker BioMarine Antarctic AS, Denomega Nutritional Oils y Skånemeierier.

Contacto:
Bente Kirkhus
Degree    Ph.D.
E-mail    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Phone  +47 64970436     
Workplace Ås