España.- Ángel Gil, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la UGR, investigador principal del grupo y uno de los autores del trabajo de investigación bajo el lema “Salmón y embarazo”, ha recogido en Vigo el Premio de Investigación INESMA (Instituto de Estudios Marinos para la Nutrición y el Bienestar) de manos de Pilar Farjas, secretaria general de Sanidad y Consumo del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y presidenta de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. En dicho acto también se ha hecho entrega de un accésit a los investigadores Juan Bueno y Carlota Fernández por su proyecto “Caracterización de la distribución del meroplancton en el eje costa-océano”.

El trabajo premiado ha sido realizado por un equipo de cuatro investigadores de la Universidad de Granada liderado por Cruz Erika García. Dicho estudio analiza los beneficios saludables del consumo de salmón en mujeres embarazadas y en sus recién nacidos, y forma parte, a su vez, del proyecto de investigación “The Salmon in Pregnancy Study” financiado por el VI Programa Marco de la Unión Europea. Según Cruz Erika García, “el premio me ayudará en el desarrollo de mi carrera investigadora para impulsar las ideas que quiero llevar a cabo y creer en que se pueden conseguir”.

Ha sido reconocido con accésit el trabajo liderado por Nicolás Weidberg, doctor por la Universidad de Oviedo, que analiza las variables ambientales y biológicas que determinan la dispersión de las larvas de algunos organismos marinos en el eje costa-océano. En dicho estudio han participado también los investigadores Juan Bueno y Carlota Fernández. Según Juan Bueno, “este premio ha supuesto para nuestro equipo un impulso importante, no sólo económico, sino también anímico”.

El Premio de Investigación INESMA, que cumple este año su IV edición, convoca a los investigadores que realizan su actividad en el sector marino y de los productos del mar. Una comisión científica, presidida por José Manuel Gallardo, profesor de Investigación del Instituto de Investigaciones Marinas - CSIC, ha sido la encargada de designar a los ganadores. José Manuel Gallardo ha destacado la calidad científico-técnica de los trabajos presentados y el estímulo que el certamen supone para los jóvenes investigadores. “Inesma lleva cuatro años realizando una labor de mecenazgo muy necesaria para los grupos de investigación: este premio ya está consolidado y goza de gran prestigio nacional”, ha dicho.

El Premio de Investigación INESMA cuenta con una dotación económica de 6.000 euros y de 3.000 euros para el accésit.

El Instituto de Estudios Marinos para la Nutrición y el Bienestar INESMA es una asociación sin ánimo de lucro con sede en Vigo, cuyo objetivo es promover la investigación, el conocimiento y la divulgación del patrimonio marino, así como su contribución nutricional, gastronómica, científica y económica para el bienestar y el progreso para la sociedad.

El presidente de Inesma, Juanjo de la Cerda, ha agradecido a Pilar Farjas su presencia en este acto y ha felicitado a los premiados y a la comunidad científica en general por su participación.

TRABAJO PREMIADO

“Evaluación del efecto del consumo de salmón sobre el estado de ácidos grasos omega-3, estrés oxidativo, sistema de defensa antioxidante y biomarcadores de inflamación y de homeostasis vascular durante el embarazo”.
Lema: Salmón y embarazo.
Autores: Cruz Erika García Rodríguez, María Dolores Mesa García, Concepción María Aguilera García y Ángel Gil Hernández. Departamento de Bioquímica y Biología Molecular II, Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos “José Mataix”, Centro de Investigación Biomédica, Parque Tecnológico de Ciencias de la Salud, Universidad de Granada.

Resumen

En mujeres embarazadas, el aporte de ácidos grasos esenciales (omega-3 y omega-6), en cantidades adecuadas, es fundamental para el desarrollo de la placenta, del feto y, en último lugar, para el resultado exitoso del embarazo. Sin embargo, estos ácidos grasos también son susceptibles a la oxidación por radicales libres, lo que podría resultar en un aumento del estrés oxidativo. Durante el embarazo, además, se producen importantes cambios metabólicos, consistentes en una movilización de tejido graso, unido a la secreción de citoquinas y mediadores de la inflamación, que pueden afectar a la resistencia a la insulina y a la función vascular, pudiendo ser entendido el embarazo como un estado de inflamación sistémica leve pero controlada.

Dada la importancia de estos ácidos grasos durante el embarazo, la dieta de las mujeres embarazadas se convierte en un factor relevante para proporcionar suficientes ácidos grasos tanto al feto como al niño y uno de los principales alimentos que los contiene es el pescado graso que, además, aporta otros importantes nutrientes como proteínas de gran calidad, vitaminas antioxidantes, minerales y oligoelementos. A pesar de todos estos beneficios, el pescado puede acumular contaminantes en sus tejidos, lo que podría afectar al desarrollo del feto. Así, como alternativa al pescado salvaje se dispone del de piscifactoría; sin embargo, este pescado suele ser alimentado con harinas de origen animal, de tal forma que contendría más omega-6 que omega-3 y se perderían sus propiedades beneficiosas sobre el organismo.

Este estudio, que forma parte del proyecto de investigación “The Salmon in Pregnancy Study” (SiPS), ha sido financiado por el VI Programa Marco de la Unión Europea (UE), denominado “Sustainable Aquafeeds to Maximize the Health Benefits of Farmed Fish for Consumers” (AQUAMAX). En relación con lo expuesto anteriormente, en SiPS se ha descrito por primera vez un estudio de intervención durante el embarazo, utilizando un salmón criado en piscifactoría, rico en ácidos grasos omega-3 de origen vegetal y mínimamente contaminado. El consumo regular de este pescado por parte de mujeres embarazadas permitió aumentar, tanto en ellas como en sus recién nacidos, el nivel de ácidos grasos omega-3. Sin embargo, aunque estas mujeres incrementaron su consumo de salmón en dos porciones a la semana, no se vio afectado el nivel de estrés oxidativo en el organismo. Además, las defensas antioxidantes de las mujeres embarazadas y sus recién nacidos mejoraron en cuanto a los niveles de selenio y retinol, contenidos en el pescado.

En definitiva, el consumo de pescado graso rico en ácidos grasos omega-3 y con bajos niveles de contaminantes, como el usado en este trabajo, ofrece una solución ideal para aumentar el consumo de pescado durante el embarazo y mantener un buen estado de ácidos grasos omega-3, de gran importancia para el desarrollo adecuado del nuevo ser sin afectar al estado oxidativo o inflamatorio del organismo.


Contacto: Ángel Gil Hernández. Departamento de Bioquímica y Biología Molecular II de la Universidad de Granada. Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos. Centro de Investigación Biomédica.
Tel: 958241000 ext 20307
Correo electronic: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
http://www.ugr.es/~cts461/es/index.html
http://winyta.ugr.es