Noruega.-  El National Institute of Nutrition and Seafood Research (NIFES) está preocupado que las mujeres embarazadas coman menos alimentos de origen acuático que lo recomendado. La preocupación se basa en las evaluaciones científicas en varios informes nacionales e internacionales.

Importante para los niños

Es ampliamente reconocido que los efectos positivos para la salud del consumo de alimentos de origen acuático en mujeres embarazadas es mayor que los efectos perjudiciales potenciales.

Por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y FAO en el 2011 calcularon que el pescado graso durante el embarazo mejora el coeficiente intelectual de los bebes en cerca de cinco puntos, a pesar del hecho de que el pescado también contiene contaminantes. Por lo tanto, ellos recomiendan que las mujeres embarazadas consuman alimentos de origen acuático durante su embarazo, especialmente para asegurar el desarrollo del cerebro del niño.

Estudios de Inglaterra revelan que los niños de madres que consumieron al menos 340 gramos de alimentos de origen acuático por semana, mostraron mejores habilidades verbales que los niños de madres que consumieron menos alimentos de origen acuático. Esto se debe parcialmente al hecho de que el cerebro necesita los ácidos grados omega 3 (EPA y DHA) para desarrollarse de una forma saludable y normal.

Sin embargo, la cantidad de contaminantes que las mujeres jóvenes ingieren puede afectar el desarrollo de los niños.  En base a los resultados NIFES reafirma que los alimentos de origen acuático de aguas noruegas son generalmente seguros, con pocas excepciones. Las autoridades de alimentos ya vienen dando asesoría con respecto a estas excepciones.

En el año 2006, la Norwegian Scientific Committee for Food Safety (VKM) concluyó que la población de noruega debería consumir más alimentos de origen acuático. Esta organización también recomienda que los niños y las mujeres embarazadas incrementen su consumo de alimentos de origen acuático.

Importante para las madres

Además, la investigación mostró que es importante que las madres consuman alimentos de origen acuático durante el embarazo. Las madres con bajos niveles de omega-3 durante el embarazo probablemente desarrollen síntomas de depresión post-parto. La principal fuente de omega-3 en nuestra dietas son los pescados grasos como el salmón, trucha, arenque y caballa.

Contacto:
Ingvild Eide Graff
Phone: +47 92652814
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.