EEUU.- Científicos de la University of Florida (UF) viene evaluando varias macroalgas con potencial preventivo contra el cáncer e identificaron una que se muestra particularmente prometedora. Ellos aislaron compuestos específicos en la macroalga verde “lechuga de mar” (Ulva sp.).

Los hallazgos del estudio publicado en la revista Cancer Prevention Research, mostraron como las especies pueden proteger múltiples órganos de las enfermedades y pueden ser particularmente efectivos en prevenir el cáncer a la próstata.

La lechuga de mar es comúnmente consumida en los países asiáticos donde el riesgo de cáncer a la próstata es bajo, pero no hay estudios rigurosos estudios para verificar la correlación, dijo Hendrik Luesch, Ph.D., profesor asociado de química medica en la Escuela de Farmacia de la UF.

El laboratorio de productos marinos naturales de Luesch ofrece la primera investigación de estas funciones celulares de estas macroalgas, revelando mecanismos específicos que contribuyen a sus propiedades anti-inflamatorias y anti-tumorales, e identifica sus ingredientes químicos activos.

“Ahora tenemos evidencia científica de que esta macroalgas incrementa el sistema de defensa antioxidante del cuerpo y por consiguiente tiene el potencial de prevenir varias enfermedades, incluido el cáncer” dijo Luesch. “Este mecanismo parece ser más relevante para el cáncer a la próstata”.

Los científicos han creído por largo tiempo que las macroalgas pueden reducir el riesgo de cáncer en las poblaciones occidentales. Cuando Luesch investigó a nivel molecular, él identificó los factores claves que apoyan la hipótesis, incluido que macroalgas pueden proveer la mayor protección.

Las moléculas conocidas como radicales libres son un subproducto de la exposición a las toxinas ambientales y se presentan durante la digestión. Ellas dañan las células, causando la oxidación y la inflamación que conduce a una serie de condiciones de salud crónicos como la enfermedad del corazón, cáncer y artritis, indicó Luesch.

Las frutas y vegetales, ricas en antioxidantes, protegen el cuerpo contra estos radicales libres, mayormente a través del proceso de eliminación. Además de remover los radicales libres a través de esta directa reacción, los compuestos en la lechuga de mar trabajan a través de un mecanismo indirecto, encontró Luesch. Este proceso incrementa los niveles de un grupo de enzimas antioxidantes en células, fortaleciendo la protección. Regulado por la extensión del ADN denominada respuesta de elementos antioxidantes, las enzimas previenen el daño oxidativo y la inflamación.

Referencia:
Cultivated Sea Lettuce is a Multiorgan Protector from Oxidative and Inflammatory Stress by Enhancing the Endogenous Antioxidant Defense System
Ranjala Ratnayake, Yanxia Liu, Valerie J. Paul, and Hendrik Luesch
Cancer Prev Res September 2013 6:989-999; doi:10.1158/1940-6207.CAPR-13-0014