Berlín, Alemania.- Científicos encontraron que un mayor consumo de aceite de pescado rico en ácidos grasos poliinsaturados omega-3 de cadena larga podría retrasar el envejecimiento cerebral. Esto tiene implicaciones significativas para ayudar a prevenir la enfermedad de Alzheimer y mantener las funciones cognitivas generales en la personas mayores.

El estudio se realizó durante un período de 26 semanas, e incluyó a 65 personas saludables con edades entre 50 y 75 años, a quienes se les brindó aceite de pescado (conteniendo 880 y 1220 mg/d de DHA y EPA, respectivamente) o un placebo. Antes y después de la prueba, los participantes fueron sometidos a una serie de pruebas.

Los científicos de la University of Berlin encontraron que las funciones ejecutivas de los sujetos de incrementaron significativamente después de tomar el omega-3, comparado con el placebo. Las funciones ejecutivas son procesos mentales que ayudan a conectar la experiencia pasado con la acción actual, y son usadas para actividades como la planificación, organización, desarrollo de estrategias, la atención y el recuerdo de detalles, y la gestión del tiempo y el espacio.

El estudio también encontró que los ácidos grasos omega-3, particularmente el EPA, tienen efectos beneficos sobre la estructura y salud del cerebro, y disminuyó la presión sanguínea diastolica y los indicadores de inflamación TGF y IL-6.

El estudio también provee por primera vez evidencia de que los ácidos grasos omega-3 tiene efectos positivos sobre las funciones cerebrales en los adultos mayores saludables, y revela más sobre los mecanismos envueltos en ayudar a mejorar la función del cerebro.

Referencia:
Witte AV, Kerti L, Hermannstädter HM, Fiebach JB, Schreiber SJ, Schuchardt JP, Hahn A, Flöel A. “Long-Chain Omega-3 Fatty Acids Improve Brain Function and Structure in Older Adults.” Cerebral Cortex (E-publication ahead of print June 24, 2013) dol:10.1093/cercor/bht163.
http://cercor.oxfordjournals.org/content/early/2013/06/23/cercor.bht163.abstract