Un equipo de biólogos, liderados por Andrew S. Mount profesor asociado de la Clemson University, realizó una investigación sobre las pestes marinas que facilitará el camino para encontrar nuevas pinturas anti-fouling para las embarcaciones y también mejorarán los bioadhesivos para aplicaciones medicas e industriales.

Los hallazgos del equipo, publicados en Nature Communications, examinaron el último estado larval de los percebes que se adhieren a una amplia variedad de superficies usando un material altamente versátil que actúa como un adhesivo fuerte debajo del agua.

“En una investigación previa, tratamos de entender como los adhesivos de los percebes interactúan con superficies de diferentes química” manifestó Mount, autor del artículo y director de la Okeanos Research Laboratory. “La mayoría de investigadores del biofouling asume que las placas adhesivas larvales cyprid están principalmente compuestas de proteínas y péptidos, pero hemos descubierto que los lípidos también están presentes, lo cual hace que la composición del adhesivo permanente sea más complicado de lo que previamente se creía”.

La larva cyprid en forma de torpedo es la última etapa larval antes de que el animal pase por el proceso de metamorfosis para convertirse en un balanus. Una vez que cyprid ha encontrado un punto potencialmente adecuado, cementa su permanencia en el lugar y luego metamorfosea para convertirse en un balanus calcáreo adulto.

Con la finalidad de sobrevivir y reproducirse, los invertebrados marinos bentónicos, como los percebes, necesitan adherirse juntos. Estos organismos cuentan con un grupo de mecanismos de adhesión, lo que les permite adherirse virtualmente a cualquier lugar, incluido los submarinos nucleares, embarcaciones marinas, etc, y aun en animales como tortugas y ballenas.

“La capacidad de los percebes para adherirse a las superficies tiene propiedades físicas y químicas diferentes, lo cual es único y provee señales sobre las propiedades físico-químicas de su adhesivo larval” dijo Mount.

“Encontramos que el adhesivo permanente esta hecho en dos fases: una fase lípidos y una fase proteína” destacó Mount. “La fase lipido es liberada primero. Creemos que esta fase lipido protege a la fase proteína del exceso de hidratación y los efectos dañinos del agua de mar, y esta puede limitar la fase proteína de diseminarse y perder su capacidad para adherir a la larva a una superficie.

Este es el primer hallazgo de los roles funcionales de los lípidos en bioadhesivos marinos.

Referencia:
Neeraj V. Gohad, Nick Aldred, Christopher M. Hartshorn, Young Jong Lee, Marcus T. Cicerone, Beatriz Orihuela, Anthony S. Clare, Dan Rittschof & Andrew S. Mount. Synergistic roles for lipids and proteins in the permanent adhesive of barnacle larvae. Nature Communications 5, Article number: 4414. DOI: 10.1038/ncomms5414
http://www.nature.com/ncomms/2014/140711/ncomms5414/full/ncomms5414.html