Augusta, EEUU.- El mismo lípido que ayuda a las algas a nadar hacia la luz parece permitir que un tipo de células cerebrales mantengan el fluido cefalorraquídeo en movimiento.

El lípido es ceramida, largamente conocida por ayudar a mantener la piel suave, y ahora los científicos del Medical College of Georgia (MCG) encontraron que la ceramida ayuda a hacer y mantener en movimiento a las proyecciones similares a los pelos llamados cilios móviles en las algas y en el cerebro.

“Es importante conocer como regula sus cilias debido a que ellos pueden llegar a ser disfuncionales por un accidente cerebrovascular, por el Alzheimer, por inflamación, y aun por la edad” dijo el Dr. Erhard Bieberich, neurocientífico de MCG.

“Si la ceramida es uno de los reguladores, este también podría ser un medicamento que ayude a normalizar la función de los cilios” dijo Bieberich, autor del estudio publicado en la revista Molecular Biology of the Cell.

En el caso de las algas, los cilios móviles trabajan como los brazos de un nadador, para ayudar a la alga a alcanzar la luz del sol, el cual usan para producir azúcar para la energía y la supervivencia, manifestó Bieberich. Los científicos de MCG fueron los primeros en mostrar que la ceramida esta presente en los cilios de las algas.

Estos cilios móviles también habitan en un tipo de células de soporte del cerebro llamadas células ependimarias. Las células se alinean en la cavidades del cerebro que contienen fluido cefalorraquídeo, que nutre y limpia el cerebro. Aun cuando los científicos no han visualizado el movimiento de los cilios en aquellas células cerebrales, ellos encontraron ceramida presente en los cilios junto con el glucógeno sintasa quinasa-3 (GSK3), una enzima que parece estar asociada con la ceramida que regula los cilios.