Un nuevo estudio indica que el compromiso a largo plazo para el cultivo de peces pequeños en Bangladesh podría salvar al menos 3000 vidas en un período de 11 años.

El estudio se concentra en el cultivo de mola, un pequeño pez nativo que puede ser criado fácilmente en los estanques pequeños de los hogares. Los peces pequeños, incluido el mola, que se comen enteros, son una excelente fuente de micronutirentes como el hierro, zinc, calcio, vitamina A y vitamina B12, además de ácidos grasos y proteína animal.

El informe publicado en la revista Aquaculture resalta la producción de mola como una vía para incrementar la asimilación de vitamina A. La deficiencia de vitamina A (VAD) es la principal causa de ceguera en niños e incrementa el riesgo de enfermedad y muerte por infecciones graves. En las mujeres embarazadas el VAD causa ceguera nocturna y puede aumentar el riesgo de mortalidad materna.

Aunque Bangladesh ha implementado un exitoso programa de suplementación de vitamina A durante las dos últimas décadas y ha fortalecido el aceite vegetal con vitamina A desde el año 2012, la prevalencia de VAD permanece como un serio problema público.

Shakuntala Haraksingh Thilsted, científico en nutrición, explica: “Hay un creciente evidencia que resalta los beneficios nutricionales y de salud de los peces pequeños. En Bangladesh, un país con al menos 3.9 millones de estanques en el hogar, el mola, una fuete de alimento de bajo costo, presenta una oportunidad para incrementar los resultados nutricionales y de salud de miles de personas”.

El informe indica que en un horizonte de 11 años, el proyecto de $23 millones podría incrementar la asimilación diaria de vitamina A para salvar 3000 vidas y 100 000 años de vida ajustado por discapacidad (DALYs).

Los DALYs son una medida expresados como el número de años perdidos por mala salud, discapacidad o muerte prematura. Como informa el estudio, el costo podría ser significativamente menor en un período de 20 años, y podría traer mayores beneficios que un programa nacional de enriquecimiento de la harina de trigo.

Siendo rico en micronutrientes, el mola se destaca particularmente importante en los primeros 1000 días de vida de un niño, desde la concepción hasta la edad de 2 años. El mola puede cultivado junto con otras especies de peces, incluida la carpa, en los estanques y puede ser cosechada con frecuencia.

Referencia (abierto):
Fiedler J., K. Lividini, E. Drummond & S. Thilsted. Strengthening the contribution of aquaculture to food and nutrition security: The potential of a vitamin A-rich, small fish in Bangladesh. Aquaculture, Volume 452, 1 February 2016, Pages 291–303. doi:10.1016/j.aquaculture.2015.11.004
http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0044848615302325