Chicago, EEUU.- Esta es una situación difícil: por un lado, múltiples estudios científicos han determinado que el consumo de alimentos de origen acuático ayuda a proteger contra la demencia. Por otro lado, los alimentos de origen acuático son fuente del mercurio, que daña las células cerebrales y contribuye al deterioro cognitivo.

Ahora un estudio liderado por científicos de la Rush University Medical Center han proveído el primer informe sobre la relación de las concentraciones del mercurio en el cerebro con la neuropatología y enfermedades asociadas con la demencia. Los resultados del estudio han sido publicado en la Journal of the American Medical Association.

Aun cuando los niveles de mercurio en el cerebro se incrementan con el consumo de alimentos de origen acuático, los científicos encontraron que el incremento en los niveles de mercurio no estuvo asociado con el incremento de neuropatologías en el cerebro (por ejemplo daño al cerebro). Además ellos encontraron que el consumo de alimentos de origen acuático estuvo asociado con una menor neuropatología de Alzheimer, a pesar del incremento de los niveles de mercurio.

La asociación protectora de los alimentos de origen acuático solo fue observado entre individuos con un genotipo común (APOE-ε4) que incrementa el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. El APOE es un gen envuelto en el transporte de colesterol a las neuronas.

El mismo estudio de investigación también encontró que no había correlación entre el consumo de suplementos de aceite de pescado y las neuropatologías del cerebro. Sin embargo, no se puede derivar conclusiones firmes debido a la baja frecuencia de suplementos de aceite de pescado usados en este estudio.

“El consumo de alimentos de origen acuático es promovido por sus muchos beneficios para la salud, aun si esta contaminado con mercurio” dijo Martha Clare Morris, epidemiologista nutricional quien lidero el estudio. “Debido a que el mercurio es una neurotoxina conocida, quisimos determinar si el consumo de alimentos de origen acuático esta correlacionado con el incremento de los niveles de mercurio en los ancianos, y también si el consumo de alimentos de origen acuático o los niveles de mercurio en el cerebro están correlacionados con las neuropatologías cerebrales”.

Los científicos encontraron que el consumo de alimentos de origen acuático estuvo correlacionado significativamente con una menor presencia del Alzheimer, incluido una más baja densidad de placas amiloideas en el cerebro.

El  National Institute of Aging y el National Institute of Environmental Health Sciences financiaron el estudio.

Referencia (abierto):
Morris M, Brockman J, Schneider JA, et al. Association of Seafood Consumption, Brain Mercury Level, and APOE ε4 Status With Brain Neuropathology in Older Adults.JAMA. 2016;315(5):489-497. doi:10.1001/jama.2015.19451.
http://jama.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=2484683