República Checa.- Científicos recomiendan que occidentales deben reducir su consumo de ácidos grasos omega-6, para observar los efectos antitumorales de los ácidos grasos omega-3.

Los ácidos grasos omega-3 del aceite de pescado tienen varios efectos para la salud de los pacientes con cáncer. Hallazgos recientes indican que, además de sus efectos anti-caquéctico bien conocido, ellos pueden actuar sinérgicamente con los agentes quimioterapéuticos y pueden incrementar la sensibilidad del tumor.

Los científicos informan que los siguientes efectos han sido reportados después de la administración de ácidos grasos omega-3: incremento de la peroxidación de los lípidos durante la terapia; perturbación de las vías de señalización de los receptores del tumor; menores niveles de citoquinas pro-inflamatorias que inducen la proliferación de células tumorales; promoción de la apoptosis en los tejidos tumorales; modulación inmunológica; y cambios en el metabolismo hormonal.

Ellos informan que la evidencia epidemiológica y experimental apoyan la conjetura de que el aceite de pescado tiene un efecto anticancerígeno para animales y humanos.

Al respecto, los científicos indican que los países occidentales tienen una dieta rica en ácidos grasos omega-6, que interfiere con los beneficios para la salud de los ácidos grasos omega-3 debido a que compiten por las mismas enzimas limitantes.

Referencia:
Neuwirthová J., Gál B., Smilek P., Urbánková P., Kostřica R. 2016. Anticancer Effect of Fish Oil – a Fable or the Truth? Klin Onkol 2016; 29(2): 100-106. doi: 10.14735/amko2016100.
http://www.prolekare.cz/klinicka-onkologie-clanek/protinadorovy-efekt-rybiho-oleje-mytus-nebo-realita-57889