Gijón, España.- Nuevo estudio caracterizó las cepas bacterianas con actividad bacteriocinogénica, determinando que 15 cepas tienen actividad antagonista frente al menos un patógeno.

Durante las últimas décadas el uso excesivo de antibióticos en la prevención y tratamiento de enfermedades que afectan al cultivo de peces, trae consigo la aparición de reservorios bacterianos resistentes a antibióticos, no solo en animales, también en el medio acuático, con el consiguiente peligro para la salud humana y el medio ambiente. En este contexto, es necesaria la introducción de nuevas técnicas sostenibles que garanticen el tratamiento de estas enfermedades de forma inocua. Entre estas técnicas destaca el empleo de cepas bacterianas productoras de bacteriocinas, tanto por su efecto inhibitorio, como por los efectos beneficiosos en el hospedador

En el marco del desarrollo de su tesina en el Instituto Oceanográfico Español (OIE), Herminia Berdasco, aisló cepas procedentes de la microbiota intestinal de peces salvajes, para estudiar la sensibilidad de determinados patógenos de peces frente a los microorganismos aislados, identificar genéticamente a los microorganismos aislados, y caracterizar físico-química la actividad bacteriocinogénica.

Berdasco aisló 198 colonias del intestino de 19 especies especies diferentes de peces salvajes procedentes del mar Cantábrico. Ella detectó que 15 cepas tenían actividad antagonista frente al menos una cepa patógena, de entre las cuales, 4 presentaron actividad inhibitoria frente a más de un patógeno.

 

Referencia (abierto):

Berdasco-Muñoz, M. 2016. Aislamiento y caracterización de cepas bacterianas productoras de bacteriocinas de origen marino para su uso en acuicultura. Tesina de Licenciatura. Facultad de Biología, Universidad de Oviedo. 40 p.

http://www.repositorio.ieo.es/e-ieo/handle/10508/10197