Italia.- El aumento de las temperatura del océano está conduciendo a un incremento en las infecciones bacterianas productos del consumo de pescados y mariscos frescos.

Un nuevo estudio encontró que las temperaturas más altas del agua en el Atlántico Norte son más adecuadas para las bacterias Vibrio, muchas de las cuales pueden hacer que las personas se enfermen. Si bien hay diferentes especies de Vibrio, Vibrio vulnificus está entre los más peligrosos.

Científicos de la University of Genoa, Sir Alister Hardy Foundation for Ocean Science (Reino Unido), University of Plymouth (Reino Unido), Helmholtz Centre for Infection Research (Alemania), University of Maryland (EEUU) y Johns Hopkins Bloomberg School of Public Healt (EEUU) encontraron evidencia sobre la relación entre la variabilidad climática de varia décadas en la temperatura del Atlántico Norte y la presencia y diseminación de un importante grupo de procariotas marinos, los Vibrios, que son responsables de varias infecciones en humanos y animales.

“Nosotros informamos que la tendencia en el calentamiento en la temperatura superficial del mar está fuertemente asociada con la diseminación de vibrios, y el surgimiento de enfermedades en humanos causados por estos patógenos” destacan los científicos.

Vibrio vulnificus es una de las bacterias que más miedo da” dijo el Dr. Cahoon, profesor de biología y biología marina en la University of North Carolina Wilmington, al medio AccuWeather.

Según el Centers for Disease Control and Prevention (CDC), el número de reportes de casos de Vibrio se ha incrementado en los últimos años. En el año 2012, el número de casos reportados fue de 944; mientras que en el año 2014 este se elevó a 1252 casos.

Mientras que V. vulnificus es un problema mayormente a lo largo de la costa del Golfo, el estudio encontró que hay un incremento en las infecciones en el Atlántico Norte, debido a que el océano se está calentando.

Sin embargo, la diseminación de esta enfermedad no puede solamente ser trazado por el aumento en las temperaturas en el mar.

“Tenemos una combinación de factores, la presencia de más personas a lo largo de la línea costera, contribuyendo con efluentes y nutrientes extras al mar” manifestó Cahoon.

Referencia:
Luigi Vezzulli, Chiara Grande, Philip C. Reid, Pierre Hélaouët, Martin Edwards, Manfred G. Höfle, Ingrid Brettar, Rita R. Colwell, and Carla Pruzzo. 2016. Climate influence on Vibrio and associated human diseases during the past half-century in the coastal North Atlantic. PNAS August 23, 2016 vol. 113 no. 34 E5062-E5071. doi: 10.1073/pnas.1609157113
http://www.pnas.org/content/113/34/E5062.abstract