Científicos del Medical Center de la University of Rochester han descubierto nueva información sobre los ácidos grasos omega 3 contenidos en el aceite de pescado y como ellos pueden ser usados para los pacientes con asma.

En un informe publicado en la Journal of Clinical Investigation -- Insight, los científicos usando cultivo de células de pacientes locales con asma, encontraron que:

Los productos de ácidos grasos omega-3 pueden reducir la producción de IgE, los anticuerpos que causan las reacciones de alergia y los síntomas de asma en las personas con casos leves de asma;

Pero en pacientes con asma severo, quienes usan altas dosis de esteroides orales, los ácidos grasos omega-3 son menos efectivos debido a que los corticosteroides bloquean los efectos beneficiosos.

El investigador líder, el doctor Richard P. Phipps, y su equipo previamente mostraron que ciertos ácidos grasos contenidos en el aceite de pescado regulan la función de las células inmune (células B). Además, los científicos quisieron investigar los efectos sobre el asma.

Las personas con asma tuvieron un desbalance entre las moléculas que limitan la inflamación y aquellas que incrementan la inflamación. El uso de esteroides como tratamiento controla la inflamación y alivia los síntomas, pero no cura la enfermedad.

Phipps y su equipo recolectaron sangre de 17 pacientes en el Centro de Asma Mary Parkes y aislaron sus células inmune B en el laboratorio para explorar el impacto de los productos puros derivados de los omega-3 sobre el IgE y otras moléculas que disparan la enfermedad.

La mayoría de pacientes del estudio estuvieron tomando corticosteroides en forma de píldora o por inhalador, dependiendo de la gravedad de su asma. Los resultados mostraron que todos respondieron de alguna forma a los ácidos grasos omega-3, como lo evidenció la reducción en los niveles de anticuerpos IgE. Pero inesperadamente, informó Phipps, las células de un pequeño grupo de pacientes que tomaban esteroides orales fueron menos sensibles al tratamiento con omega-3.

Los esteroides son usualmente un tratamiento muy efectivo para el asma. Sin embargo, aunque la ciencia está en sus etapas iniciales, parece que cuando los corticosteroides son usados de forma constante, en algunos casos los esteroides reducen la capacidad natural del cuerpo para combatir la inflamación relacionada con el asma, manifestó Phipps.

Referencia (libre):
Nina Kim, Thomas H. Thatcher, Patricia J. Sime, Richard P. Phipps. Corticosteroids inhibit anti-IgE activities of specialized proresolving mediators on B cells from asthma patients. JCI Insight, 2017; 2 (3) DOI: 10.1172/jci.insight.88588
https://insight.jci.org/articles/view/88588