Michigan, EEUU.- Cuando se cultiva microalga en estanques abiertos para la producción de biocombustibles, un mezcla de diversas especies podría ayudar a reducir la probabilidad de falla en el cultivo, según científicos de la University of Michigan.

El aceite derivados de las microalgas viene siendo estudiado como una alternativa potencial de energía renovable a los combustibles fósiles. El ecologista Bradley Cardinale y sus colegas encontraron que la crianza de múltiples especies de microalgas en tanques similares a los acuarios, ayuda a estabilizar la producción de biocrudo y vuelve al sistema más confiable y eficiente.

Aun cuando el experimento fue realizado bajo techo, sus hallazgos tienen relevancia para el cultivo en sistemas abiertos, dijo Cardinale, coautor de un informe científico publicado en la revista Environmental Science & Technology.

“Estos hallazgos son importantes debido a que uno de los mayores desafíos para producir biocombustible de las microalgas es mejorar la eficiencia del cultivo en estanques abiertos y prevenir los colapsos de los cultivos” manifestó el científico.

“Las empresas gastan enormes cantidades de dinero para repetidamente establecer estos estanques. Si la diversidad de las especies se incrementa eficientemente, a la vez que se reduce la probabilidad de colapso, esto permitirá reducir los costos” destacó Cardinale, profesor de la Escuela de Recursos Naturales y Ambiente de la University of Michigan y director de CILER (Cooperative Institute for Limnology and Ecosystems Research).

Sorprendentemente, los científicos también encontraron que el cultivo de varias especies de microalgas no incrementa la producción de biocrudo comparado a las especies cultivadas solas en monocultivo. De hecho, la competencia entre especies frecuentemente causado por la mezcla produce menos biocrudo que cada especie de forma individual.

Estos hallazgos contrastan con décadas de investigación ecológica que muestra que las comunidades que contienen diversos grupos de plantas y animales son, en promedio, más productivos y más eficientes en el uso de los recursos. Debido a este trabajo previo, los científicos hipotetizaron que una mezcla de especies algales podría ser más productivo que una sola especie. Pero este no fue el caso.

“Nuestros resultados sugieren que hay una compensación fundamental al cultivar microalgas para biocombustibles” manifestó Anita Narwani, investigadora postdoctoral y autor líder del estudio.

“Puedes cultivar una sola especie que tiene altas producciones pero tiene un alto riesgo de colapso del cultivo. O puedes usar una mezcla de especies que producen menos pero es menos probable que colapse y son más sostenibles”.

La primera fase del estudio incluye el cultivo de varias combinaciones seis especies de agua dulce nativas.

Referencia:
Anita Narwani, Aubrey R. Lashaway, David C. Hietala, Phillip E. Savage, and Bradley J. Cardinale. 2016. Power of Plankton: Effects of Algal Biodiversity on Biocrude Production and Stability. Environ. Sci. Technol., 2016, 50 (23), pp 13142–13150. DOI: 10.1021/acs.est.6b03256
http://pubs.acs.org/doi/abs/10.1021/acs.est.6b03256