Noruega.- A pesar de la crisis en el cultivo de bacalao, la Research Council of Norway esta invirtiendo NOK 21 millones en investigar las larvas de bacalao. “Es el movimiento correcto en el momento correcto” cree el profesor Ivar Rønnestad.

Nueva instituciones de investigación y varios grupos de investigación internacionales están colaborando en la plataforma de conocimiento CODE (Cod Development). Ellos están buscando aprender más sobre los procesos biológicos fundamentales detrás del desarrollo de larvas de peces robustas y de alta calidad.

Investigación de base amplia

“Conocemos, por ejemplo, que las larvas criadas con zooplancton natural demuestran un mejor crecimiento y desarrollo, y son de mayor calidad que las alimentadas con rotíferos y Artemia. Debemos entender porque. Esta es una pregunta compleja, donde los factores nutricionales y ambientales tienen un impacto en la biología y desarrollo de las larvas de los peces. El proyecto CODE nos permite establecer una amplia base de análisis, desde el nivel molecular más básico a los más altos procesos fisiológicos complejos” establece Rønnestad en la Universidad de Bergen, quien coordina la investigación.

Uno de los objetivos del proyecto CODE es descubrir los factores más significativos en el desarrollo de alevinos de bacalao de alta calidad. Esto es igualmente importante para identificar factores que no son esenciales para el desarrollo larval. Este conocimiento puede subsecuentemente ser aplicado por los productores de alevinos para optmizar la dieta y las condiciones ambientales.

Más allá de una sola especie

“¿Pero cuál es el punto de invertir millones en este tipo de investigación dada la actual crisis financiera que afecta el cultivo de bacalao noruego?”

“Noruega ha adquirido un alto nivel de expertise en larvas de peces marinos durante muchos años. Este conocimiento podría desaparecer rápidamente durante los tiempos de declive. La plataforma CODE podría ayudar a mantener y ha desarrollar conocimiento que extienda el cultivo de bacalao” cree el Dr. Rønnestad.

Él puntualiza el ejemplo del crecimiento en la producción de wrasse Ballan. Esta producción se beneficia directamente de la experiencia en peces marinos que fue generada principalmente de la investigación en el bacalao del Atlántico, además de algunos importantes resultados relacionados con el halibut o rodaballo. El mismo ejemplo se aplica para otras nuevas especies para la producción marina.

Bacalao: un pez modelo

“Los problemas y desafíos asociados con la producción de bacalao tienen muchos paralelos con otras especies marinas. Debido a que el bacalao es una importante especie en el Atlántico Norte en términos de valor económico, ha sido objetivo de estudio por largo tiempo. Conocemos bastante. Además, hemos secuenciado todo el genoma del bacalao. Este conocimiento es la base que estamos obligados a usar de la mejor forma posible. Junto con los nuevo métodos analíticos y pruebas experimentales, la nueva información obtenida del genoma nos da una tremenda oportunidad para estudios más profundos con la finalidad de entender los procesos de desarrollo en las especies de bacalao” dijo el Dr. Rønnestad.

“Existen varios peces que actúan como modelos, en agua dulce o marina. Los peces usados como modelos, sin embargo, son mayormente especies de aguas cálidas. El conocimiento básico que estamos en el proceso de establecer en relación al bacalao a través del proyecto CODE puede ser transferido a otras especies de aguas frías” dijo Rønnestad.

Examinando los efectos a largo plazo

El proyecto CODE incluye un amplio análisis de los efectos ambientales sobre la larva del bacalao. Es bien conocido que la temperatura tiene un mayor impacto en el desarrollo de la larva del bacalao. La plataforma CODE registra los datos de crecimiento y desarrollo a altas y bajas temperaturas, así como los procesos biológicos que la temperatura dispara en la larva de bacalao.

“Los resultados de esta investigación están proveyendo un mejor conocimiento básico del ambiente que es el más adecuado para promover el crecimiento entre los bacalaos silvestres. Esta es información valiosa para la gestión de los recursos marinos” aseguró Rønnestad.

El proyecto CODE también se esta concentrando en como el cambio climático puede afecta al bacalao del Atlántico. En la última fase del proyecto, los investigadores iniciarán estudios epigenéticos para analizar los efectos a largo plazo de los cambios en la temperatura y varios regímenes nutricionales.

“Como parte de la plataforma CODE, estamos criando grupos de bacalao bajo programas de alimentación muy diferentes. Estamos observando los peces hasta la madurez sexual y durante su periodo de desove con la esperanza de que esto nos provea con información sobre los efectos a largo plazo de la temperatura y el alimento” dijo Rønnestad.