Noruega.- Una especie marina común que consume microorganismos y que puede ser convertido en alimento para el salmón o en biocombustible; puede ser cultivado en vastas cantidades: 200 kg/m2.

El tunicado (Ciona intestinalis) es el punto de inicio para un proyecto de innovación basado en la investigación que viene siendo ejecutado por científicos y especialistas en innovación en la University of Bergen y Uni Research.

Produce celulosa y contiene omega-3

Los tunicados son básicamente tubos de filtrado vivientes que atrapan bacterias y otros microorganismos y excretan agua purificada. Esta es la forma como los tunicados se alimentan, y se ubican en la base de cadena alimentaria, sin competir directamente con los peces u otros animales marinos. Al mismo tiempo los tunicados limpian los fiordos y las áreas costeras.

El hecho es que los tunicados son animales que producen celulosa, y son ricos en ácidos grasos omega-3, convirtiéndolos en una alternativa potencial para el bioetanol y como ingrediente en las dietas para los peces de cultivo.

Los tunicados crecen rápidamente y durante todo el año. Estos organismos pueden ser encontrados en todos los océanos, viven en aguas frías y ricas en nutrientes.

Debido a que ningún depredador marino se alimenta de los tunicados, de 2500 a 10000 individuos pueden crecer sin problema en 1 m2 de superficie.

A diferencia de los japoneses y coreanos que consumen tunicados, nadie más les a prestado mucha atención, hasta ahora.

Similar al cultivo de mejillón

Por primera vez, los tunicados vienen siendo cultivados de forma experimental en una granja piloto en Øygarden, una pequeña isla cerca a Bergen.

El método de producción hace recordar el cultivo de mejillones. En una instalación, largas láminas de plástico están ancladas al fondo del mar y se mantienen en posición vertical mediante boyas. Entre estas hojas el agua fluye repleta de microorganismos que los tunicados necesitan.

El programa de Commercialising R&D Results (FORNY2020) de la Reserach Council of Norway y la oficina de transferencia tecnológica Bergen Teknologioverføring (BTO) están invirtiendo fuertemente para incrementar la escala de producción de tunicados. Christofer Troedsson del Departamento de Biología de la University of Bergen es el administrador del proyecto, que se ejecutará durante el año 2014.

De celulosa a bioetanol

Los tunicados son los únicos animales conocidos que producen celulosa, con el cual construye las paredes de su cuerpo, denominado manto.

La reducción de la celulosa puede producir azúcares que pueden ser usados para producir bioetanol. La mayor parte del bioetanol del mundo proviene del maíz, una fuente controversial debido a que este vegetal puede ser usado para alimentar a las personas.

Producción de dietas para peces

Aun más atractivo que la producción de biocombustible es el uso de los tunicados en la dietas para salmones y otros peces de cultivo. Noruega es el mayor productor de dietas para salmón del mundo, y existe una alta demanda por más proteínas marinas como ingredientes para las dietas, pero el límite ya viene siendo alcanzado en la pesca industrial.

Uno de los principales desafíos que enfrentan los productores de dietas artificiales es producir dietas para salmón que contiene ácidos grasos omega-3, los cuales los peces necesitan debido a que no son generados. En la actualidad el grueso de los omega-3 en la dieta del salmón proviene de la industria pesquera. Los tunicados secos contiene 60% de proteína y son ricos en omega-3.

Necesidad de cultivar a gran escala

La producción de proteína del cultivo marino de tunicados tiene 100 veces mas potencial por metro cuadrado que cualquier cultivo de proteína en tierra. Además, el alimento que los tunicados necesitan está disponible en la forma de vastas cantidades de microorganismos en aguas marinas ricas en nutrientes.

“Nuestro único mayor desafío es cultivar la suficiente biomasa por metro cuadrado para hacer las operaciones rentables” explicó Troedsson. “Anticipamos una cosecha de 100 a 200 kilogramos por metro cuadrado, el cual es una producción extremadamente alta. Pero el precio por kilogramo es bajo”.

Los científicos han alcanzado esta meta de producción en instalaciones a pequeña escala, y los modelos matemáticos que han realizado los han vuelto optimistas de que un similar nivel de producción es posible con granjas de tunicados a gran escala. Pero no hay garantía de que esto suceda.

Remoción del agua

“El segundo desafío que enfrentamos es como sacar el agua de los tunicados” continua el Dr. Troedsson. “Su masa corporal es 95% agua. Para vender el producto necesitamos ser capaces de remover al menos el 90% y preferentemente el 95% del agua por presión mecánica”.