Noruega.- Brasil con una población de 200 millones han elegido a Noruega como su socio para modernizar e incrementar su industria acuícola.

“Las perspectivas son reducir la deforestación en la Amazonia, menores emisiones de CO2 y el incremento de la seguridad alimentaria para la población en el país en vías de desarrollo” dijo el científico principal de Nofima, Atle Mortensen.

Desde el año 2009, Nofima tiene un acuerdo con el mayor instituto de investigación pesquera y acuícola (Embrapa) en Brasil.

El más grande del mundo

“Pero la colaboración aún no ha tenido tanto éxito en la medida que podríamos esperar en un área con un enorme potencial. Los recursos de agua dulce en la Amazonía son enormes. Hay más agua dulce que en los 11 ríos más grandes de mundo combinados. Esto se suma a la enorme zona económica frente a una línea costera de 8500 km” dijo Mortensen.

Los peces dan un beneficio climático

“Las perspectivas son enormes. Las enormes selvas tropicales juegan un rol decisivo en términos de la biodiversidad mundial y el desarrollo del clima. La deforestación en la Amazonía ha sido peligrosa por muchos años y al mismo tiempo la emisión global de CO2 se ha incrementado significativamente” destacó Mortensen.

“En los últimos años, Brasil ha implementado una serie de medidas eficaces para reducir la deforestación, y el gobierno noruego ha destinado hasta NOK 6.0 billones que se destinan al Fondo Amazonía para 2015. Para nosotros en Nofima, es emocionante que la competencia en pesca y acuicultura noruega pueda ser usada en algo tan importante como la reducción de la deforestación para contribuir a la seguridad alimentaria en la región amazónica”.

Las relaciones entre los peces y el clima son las siguientes: la deforestación en la Amazonía puede ser atribuida a la construcción de carreteras y la tala de los bosques para obtener pastizales para la crianza de ganado y la producción de soja. Brasil es el mayor exportador mundial de carne de vacuno y soja, y la deforestación ha tenido fluctuaciones en consonancia con la situación económica de estos productos.

Modelo para otras especies

“Los esfuerzos actuales para promover la crianza de peces en vez de la crianza de ganado se da con la finalidad de reducir la deforestación. También hay un incremento en el acceso al pescado. El convenio de colaboración establece que en la primera fase vamos a contribuir al desarrollo de la acuicultura de una especie local en el Amazonas, el tambaqui (gamitana, cachama), una especie que ha sido muy importante en la región, pero ahora las poblaciones están muy mermadas. Lo que logramos con el tambaqui es que actuará como un modelo para el desarrollo de otras especies” indicó Mortensen.

Otra especie de pez de cultivo en la Amazonía es el pirarucu (paiche), el cual puede a llegar a pesar hasta 250 kg. Ambos son especies de pescado de carne blanca. En Brasil, como es el caso de muchos países tropicales, la tilapia es la principal especie, pero el cultivo de tilapia en la región amazónica está prohibido.

Consumo de pescado con fuerte crecimiento

Los brasileños consumen bastante carne, pero el objetivo político es que algunas harinas de carne puedan ser reemplazados con pescado.

“Ellos ya han tenido un éxito parcial debido a que los brasileños también les encanta el pescado. Entre otros productos pesqueros, ellos consumen el bacalao noruego. El pescado de captura y de acuicultura se ha incrementado de 600 000 t a 1.4 millones de toneladas desde el año 1990. El consumo de pescado en Brasil se ha incrementado de 6.8 a 9.75 kg per capita por año. En la región Amazónica, las personas consumen un promedio de 36 kg de pescado por año. Esto es mucho más alto que el promedio de consumo en los países con más alto consumo de pescado. La Organización para la Agricultura y Alimentación (FAO) de Naciones Unidas recomienda un consumo 12 kg de pescado por persona por año” dijo Mortensen.

“Esto es absolutamente una situación ganar-ganar para que Brasil se concentre en el cultivo de peces en jaulas usando la tecnología desarrollada por la industria acuícola en Noruega. Al igual que en la mayoría de países costeros, las poblaciones de peces silvestres están agotadas. Con el incremento de la piscicultura, la oferta de alimentos saludables se incrementará, mientras que al mismo tiempo se apoya al medio ambiente global”.

Competencia del bacalao

“El pez gigante (paiche) también es denominado 'bacalao del Amazonas'. La industria del bacalao noruego ha expresado su temor de que el uso del 'bacalao' va a competir con la marca salado y seco en Brasil”.

“Cuando nos involucramos en la ayuda para el desarrollo para que los países en vía de desarrollo alcancen un nivel más alto, siempre vamos a correr el riesgo de que recibiremos competencia en los mercados. Pero aquí creo que como país rico debemos ser capaces de tolerar un período de incremento de competencia de los productos establecidos. La bacalao noruego tiene una fuerte posición en el mercado, sobre todo en Portugal, Brasil y el Caribe” destacó Mortensen, quien cree que los exportadores noruegos van a tolerar la competencia de la variedad de bacalao local de una materia prima totalmente diferente.

Un poder económico

“Brasil está designado como un país en desarrollo, pero es igualmente una gran potencia que ha tenido una economía estable por un largo tiempo. Brasil es un importante socio de cooperación de Noruega y la industria noruega. Es halagador que el país haya buscado nuestra colaboración en virtud de nuestra competencia en pesca y acuicultura. Para la industria acuícola noruega y la industria de abastecimiento, el proyecto Brasil es una oportunidad para unirse a un boom” destacó Mortensen.

Él puntualiza que Chile se desarrollo como una nación acuícola significativa, en parte con la cooperación noruega. Pero la relación de Chile y Noruega se ha vuelto pequeña en relación al potencial de Brasil como una nación acuícola. A pesar de que la tecnología en la actualidad se basa fundamentalmente en la acuicultura en represas, la piscicultura de especies de peces cotizadas se ha multiplicado.

Financiamiento

A pesar de las grandes visiones y las enormes perspectivas, la colaboración entre Noruega y Brasil sobre la acuicultura en la región amazónica ha sido cubierta por el financiamiento interno de Nofima. La excepción es el apoyo del Peace Corps con una suma de NOK 108 000.

“El fondo de comercio noruego en relación con la región amazónica y la importancia de la selva para el clima mundial ha sido significativa. Hasta la fecha, Noruega a asignado NOK 3.55 billones al Amazon Fund” indicó Mortensen.

“Si las demandas concernientes a la reducción de la deforestación se reducen, Noruega se ha comprometido a destinar NOK 6.0 billones para el 2015. Debido a que el cultivo de peces de agua dulce, en vez del ganado, contribuye a la deforestación y mejora el clima, estamos contando que la financiación del proyecto se trabajará en diálogo con el Amazon Fund y el Banco de Desarrollo de Brasil”.

Contacto:
Atle Mortensen
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Fuente: Nofima
Traducción: Aquahoy