Por: César Antonio Villamar Ochoa

Técnico en Acuacultura Orgánica

E- mail: \n Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

\n Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

\n Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

 

www.crevetteorganique.com

 
 

Concepto y principios:

 

Nuestros antepasados producían alimentos sin utilizar productos que atenten contra la naturaleza. Su consumo no perjudicaba la salud de las personas y contribuían para mantenerlas con buena salud.

 

En la llamada época moderna, aparecen los productos de síntesis que según los fabricantes son la solución  para producir más o para combatir enfermedades.

 

Se intensifica la producción buscando más beneficio y se aplican esos productos de una manera intensiva, empírica e irracionalmente en algunos casos.  Aparecen nuevos patógenos; se degrada y altera los ecosistemas y la vida en el planeta sufre continuos cambios que lo perjudican.  En la actualidad, gracias a trabajos de investigación científica y por la difusión de los medios de prensa, se conoce que el clima, la calidad de los suelos, el aire y el agua han sufrido un  deterioro considerable y paulatino debido a esas causas.  Las personas de menos recursos económicos son las más perjudicadas como el caso de los pescadores artesanales, por que ya no les es posible capturar mariscos en abundancia en ciertos sitios debido a la merma por la contaminación ambiental.

 

 

 

El Síndrome de Taura es un ejemplo palpable de las consecuencias de la degradación del ambiente.  La producción acuícola en esa zona fue diezmada por esa consecuencia y miles de plazas de trabajo de la noche a la mañana se terminaron.  En el mundo hay varios ejemplos más como el caso de Taiwán en 1.980 y los problemas que en la actualidad se han presentado por la aparición de nuevos patógenos que atacan los cultivos acuícolas y agrícolas, más agresivos y dañinos.

 

 

 

Surgen entonces nuevas alternativas de trabajo para producir alimentos agrícolas sin la utilización de químicos tóxicos y es así que la agricultura se convierte en biológica. En 1.992, en Ecuador se inicia una nueva técnica para los cultivos acuícolas, eliminando los químicos de síntesis del proceso y reemplazándolos por productos naturales no tóxicos.  Surge la acuacultura orgánica y se demuestra con ello que NO es necesario contaminar para producir bien.

 

 

 

La producción de bio alimentos se intensifica y aparecen los Organismos Internacionales de Certificación para elaborar las Normas y conceptos.  Los consumidores conocen ahora que ciertos productos que consumen, contienen antibióticos de síntesis, pesticidas, insecticidas, desinfectantes, hormonas, preservantes, colorantes y más químicos de síntesis, la mayoría de ellos tóxicos y NO autorizados por los Organismos de control, debido al daño que causan a la salud humana y a la naturaleza.  La preferencia por los alimentos sanos u orgánicos se incrementa y en la actualidad la producción y consumo crece a un ritmo acelerado.  El Certificado de Calidad o de Alimento Bio es actualmente el mejor valor agregado que se puede otorgar al producto para ser más competitivo en su comercialización

 

 

 

Básicamente un alimento Bio es aquel que cumple con las Normas Internacionales para su producción.  Que no contiene químicos de síntesis tóxicos o prohibidos  por los organismos de control. Que en el proceso para producirlos No se degrada o atenta con el ambiente.  Que impulsa el desarrollo social de las comunidades vecinas a los centros de producción. Que no contienen semillas o insumos alterados genéticamente.  Es decir, es un alimento natural, similar a los que nuestros antepasados nos brindaban para nuestro beneficio. 

 

 

 

Los técnicos responsables para producirlos nos vimos en la obligación de buscar nuevas alternativas para trabajar, volviendo los ojos a la naturaleza, que es la verdadera sabiduría de Dios.

 

 

 

Hoy sabemos que es vital e indispensable el mantener los ecosistemas limpios, sin degradarlos ni alterarlos para poder ser sostenibles en el tiempo.  No matar la gallina de los huevos de oro.

 

 

 

En el trabajo investigativo y serio está la solución.  Utilizar lo que la naturaleza sabiamente nos brinda para nuestro beneficio.  Solamente así se logrará más eficiencia y ser competitivos en el mundo globalizado.

 

 

 

Objetivo:

 

La producción orgánica de camarón en cautiverio no es posible realizarla en cualquier sitio. Este debe estar exento de contaminantes en el suelo, agua y aire; no ser área de manglar y propender a un desarrollo endógeno sustentable con visión social.  Por esta razón, desde el 2.001 vengo recorriendo varios Países donde todavía son posibles estas condiciones y se ha puesto en práctica un proceso de producción que podría servir de ejemplo en la actualidad para su implementación. Colombia, Venezuela en la Guajira, Brasil, México y actualmente Senegal en las Regiones de Fatick, Thies,  Cazamance y San Luís,  existen todos y cada uno de los parámetros y condiciones para lograr una producción orgánica sustentable, sin decir con esto que no hay otros sitios, recalco, son los que he trabajado hasta la presente.  La zona Atlántica en dichas zonas tiene una temperatura calida la mayor parte del año; sus aguas, suelo y aire  no tiene contaminantes por que no existen grandes urbes industriales, zonas bananeras o de cualquier otro tipo de cultivos intensivos que utilicen químicos nocivos; sus afluentes hidrográficos son limpios; su suelo es arcilloso-arenoso; las zonas disponibles son áreas de tierra salitrosa, sin utilizar y está libre de vegetación, especialmente manglar; hay infraestructura vial y eléctrica; mano de obra suficiente y capaz; disponibilidad de padrotes y semilla silvestre así como de alimento primario, especialmente artemia y daphnia, etc., entre otros factores positivos.  En el caso de Senegal, el mercado europeo esta a menor distancia desde este país que de los sudamericanos y esto indudablemente abarata los costos por transporte. Centro América, especialmente México tiene también zonas aptas para desarrollar este tipo de producción.  Hay actualmente varios grupos de inversionistas que están en el proceso.

 

 

 

La Certificación Orgánica otorga a la producción de camarón un plus que le permite ser más competitiva, eficiente, sustentable y rentable y por ello, podemos pese a la crisis de los precios bajos, lograr salir adelante. Es más difícil producir bioalimentos, pero consideramos que vale la pena. No hay utopía en producir y consumir bioalimentos. Por el contrario, la utopía seria seguir por el camino actual.

 

 

 

El Objetivo general es el manejo y conservación de los recursos acuícolas y la orientación de tecnologías y cambios institucionales de tal forma que se asegura la continua satisfacción de las necesidades humanas presentes y futuras.  Tal desarrollo conserva el agua, la tierra y la biodiversidad, sin degradar o alterar el medio ambiente siendo técnicamente apropiado, económicamente viable y socialmente aceptable.

 

 

 

No olvidemos los motivos del consumidor racional y conciente al preferir alimentos para su consumo:

 

·         Protección ambiental

 

·         Nutrición animal natural

 

·         Libre de escándalos

 

·         Buen trato a los animales

 

·         Libre de químicos nocivos

 

·         Buen sabor y calidad

 

·         No causar enfermedades o alergias en el consumidor

 

·         Disponibilidad constante.

 

 

 

La técnica para la producción de bioalimentos, es una alternativa o complemento del criterio tecnológico predominante.

 

 

 

Aplicación:

 

Desde que inicie en Ecuador, en la finca acuícola Nuracort de la zona de Taura en 1.992 la eliminación  de los químicos de síntesis y su reemplazo por productos naturales, se ha logrado demostrar de una manera directa y práctica su conveniencia, beneficio y aplicabilidad, tanto en mi país como en otros de América Latina y África.

 

 

 

En Ecuador se trabajó por varios años con este sistema en la Empresa ya citada, Nuracort; luego en los Laboratorios Maria Paola, Génesis, Ecolarva,  y Prosemilla. En las Fincas de Don Bosco Mendoza, Maricultura San José y El Arenal, especialmente.

 

 

 

Varios reportajes de los principales medios de prensa escritos y televisivos dan fe de lo aseverado.  En 1.995 me concedieron el Premio Planeta Azul por este motivo y mi trabajo sirvió de ejemplo para que Naturland tenga una base práctica para la elaboración de sus Normas.  Se indica muy claramente el uso de ajo y limón como antibióticos; el humus de lombriz y el compost como abonos; el sistema de circuito cerrado para la utilización del agua en las piscinas de cría y el uso de alimento vivo como fuente principal de la dieta de los mariscos. Fui invitado en el año 2000 a dictar una Conferencia en Brasil en el Congreso Mundial de Patologístas Acuáticos, donde se dieron cita más de un centenar de científicos de todo el mundo. En Colombia posteriormente dicté varias conferencias sobre el tema de la acuacultura orgánica.  Se construyó un proyecto piloto donde se logró producir el primer camarón orgánico en ese país.  En Venezuela presenté al gobierno un plan para el desarrollo comunitario y asociativo de la acuacultura biológica.  En México dicté un Seminario sobre el tema y actualmente varias empresas están logrando solucionar los problemas de la mancha blanca (WSV)  y de contaminación con esta técnica.  Actualmente soy el Director de Proyectos de la empresa G J Import – Export de Senegal y estamos construyendo el centro de producción acuícola orgánica en África y este país en 500 hectáreas.  El Gobierno de la República de Senegal recientemente aprobó un Plan para el  desarrollo masivo de la acuacultura orgánica en base a esta experiencia y mi empresa Bio Aqua César Villamar Internacional se encuentra colaborando como Grupo Asesor, para su implementación.

 

 

 

En la actualidad se produce orgánicamente camarón en Ecuador, Perú, Colombia, Venezuela, Brasil, México, Vietnam, Bangla des, Senegal, entre otros.

 

 

 

Si existiere más apoyo para la investigación y difusión, se podría implementar más rápidamente la experiencia lograda.  Desgraciadamente el escepticismo, ignorancia e irresponsabilidad han primado para que esto no ocurra. 

 

 

 

El marketing irracional, empírico e irresponsable por varios años nos hizo creer que ciertos químicos tóxicos eran la solución a los problemas de producción.  Hoy esta demostrado lo contrario. La naturaleza nos brinda generosamente y a menor costo todos los elementos necesarios para producir sin contaminar.  Así tenemos antibióticos de amplio espectro como el ajo, la cebolla, el propóleo; desinfectantes y detergentes en los cítricos, especialmente en el limón; fertilizantes en el humus de lombriz, compost y bokasshi; bioestimulantes en las legumbres y frutas que son ricas en vitamina  A, C y E que son las principales antioxidantes; en los oligoelementos como el selenio y el zinc presentes especialmente en el ajo y la cebolla que sirven para impulsar la fagocitosis en las defensas naturales de los animales en cría; la Lectina de la Artemia que actúa como una vacuna biológica en los crustáceos que la consumen, en fin, la medicina herbolaria por miles de años antes de la era cristiana utilizó lo que la naturaleza generosamente nos ofrece para combatir las enfermedades sin causar patógenos resistentes como los que originan los químicos de síntesis; Cristo en los papiros del Mar Muerto dejo una lección para la humanidad manifestando que en este milenio las pestes serán combatidas con el Ajo.

 

 

 

 En mis libros “Ajo y Limón, vida para el camarón “ (1.995), Acuacultura Orgánica (2.000) y en varios trabajos publicados en www.revistaaquatic.com  No. 10, 11, 12 y 21; www.civa2002.org, www.civa2003.org y www.civa2004.org; www.enfoqueacuicola.com; www.google.com y www.altavista.com con “cesar villamar ochoa” ó “camaron organico y en varios artículos de prestigiosos medios de difusión de varios países, explico detalladamente los elementos y razones encontrados en catorce años de experiencia para sustentar lo anteriormente expresado.

 

 

 

Beneficios:

 

 

 

Los costos de producción son menores; los índices de crecimiento y sobre vivencia son mayores a los logrados con la técnica tradicional.  Pero lo más importante es que el ecosistema se regenera y no se satura de sustancias nocivas, logrando con ello como ya lo indicamos, volver más eficiente, competitiva; rentable y sustentable a la industria acuícola.

 

 

 

Si a esta técnica le agregamos la visión social para lograr un desarrollo endógeno de las comunidades de la zona de influencia, obtendremos un beneficio adicional por que eliminamos los monopolios y los excesos en los tamaños de la industria que son otros de los factores negativos que perjudican a su desarrollo.

 

 

 

La técnica para la producción acuícola orgánica diseñada e implementada desde 1.992 por este servidor, utiliza únicamente productos agrícolas naturales, alimenticios o medicinales, biodegradables y con ello, también impulsamos a la agricultura, sobre todo orgánica por la mayor demanda de dichos productos en la industria camaronera.

 
 
 
 

 

Es una herramienta positiva y útil para lograr un desarrollo socio – económico, especialmente en los países en donde es vital la creación de nuevas fuentes de empleo productivo y sostenible, para combatir la pobreza, la violencia y la inmigración ilegal, con trabajo.

 

Los primeros pasos están dados. La experiencia de 14 años  en varios países produciendo camarón orgánico, sirven de ejemplo para demostrar que no es necesario contaminar para obtener una buena producción.

 

Condiciones para la producción de camarón orgánico.

 

  • No contaminación de las zonas productivas.
  • Buena calidad de la tierra y agua.
  • Disponibilidad de mano de obra. semilla y materia prima para la elaboración de los insumos e alimentos.
  • Posición geográfica cercana a los mercados de consumo.
  • Estabilidad política y económica.
  • Disponibilidad de transportación aérea, terrestre y naviera.
  • No problemas de seguridad.
  • Apoyo del gobierno al desarrollo de esta industria.
  • Buenas relaciones comerciales internacionales.
  • Posibilidad de abastecimiento constante de bio alimentos.

 

Conclusiones:

 

El mundo globalizado nos obliga a innovar y ser más eficientes.  Renovar o morir es el principio filosófico que prima en el marketing moderno.  Ser cada día capaces de producir más y mejor productos de calidad para satisfacer las necesidades humanas, con técnicas sostenibles y rentables.

 

En la agricultura y en la acuacultura biológica está la solución para impedir la degradación de los suelos y la contaminación de los ecosistemas.

 

Es más rentable y los índices productivos son mejores.  Es más fácil su aplicación por parte del personal que labora en los centros de producción.

 

Sólo es necesario un cambio de mentalidad para lograrlo.