Reino Unido.- Los primeros resultados de la última encuesta de Marine Stewardship Council (MSC) de más de 16 000 consumidores de alimentos de origen acuático mostraron que más de la mitad (55%) dudan que el alimento que ellos consumen es lo que figura en el empaque.

Entre 21 países encuestados, el 65% de aquellos que compran alimentos de origen acuático dijeron que ellos quieren conocer de donde proviene el pescado, con el 63% manifestando que miran las ecoetiquetas como fuente fidedigna de información.

Pruebas de ADN verifica la trazabilidad

MSC publicó los resultados de las pruebas de ADN de los productos de alimentos de origen acuático etiquetados por la organización. En el año 2015, MSC encargó a Wildlife DNA Forensics unit at Science and Advice for Scottish Agriculture (SASA) realizar pruebas de ADN a una muestra aleatoria de 257 productos etiquetados con MSC de 16 países.

La prueba comprueba que las especies descritas en el envase es el mismo que en el producto. Los resultados de la prueba de ADN mostraron que más del 99% de los productos etiquetados por MSC están correctamente rotulados.

Ruper Howes, CEO de MSC, manifestó: “En el contexto de que un reciente estudio académico muestra que a nivel mundial, alrededor del 30% de los alimentos de origen acuático están mal etiquetados, los resultados del programa de pruebas de ADN de MSC son muy positivos. Los alimentos de origen acuático vendidos con la etiqueta azul de MSC pueden ser trazados a una fuente sostenible, y nuestros robustos requerimientos de la cadena de custodia proporciona la seguridad de que está correctamente etiquetado”.
Tranquilidad para los consumidores y empresas

Howes agregó: “Escándalos como la carne de caballo en Europa han hecho que muchos consumidores desconfíen de las afirmaciones hechas en las etiquetas de los alimentos envasados. El fraude de los alimentos socava los esfuerzos de pescadores y comerciantes de renombre y ha dado lugar a un amplio reconocimiento de la necesidad de que la trazabilidad sea creíble en toda la cadena de abastecimiento”.

El pescado etiquetado por MSC es comercializado y procesado por organizaciones certificadas que operan en más de 38 000 sitios en más de 100 países. Pescadores, procesadores, minoristas y chefs que manipulan productos certificados por MSC deben seguir estrictos requerimientos para asegurar que los alimentos de origen acuático es trazable y correctamente etiquetado.

El programa de prueba de MSC y los resultados son presentados en el informe “Ocean to plate: how DNA testing helps to ensure traceable sustainable seafood”.