Roma, Italia.- FAO publicó estudio sobre el trabajo y empleo decente en pesca y acuicultura, lo que ayudará a asegurar la gestión sostenible de los recursos de agua dulce y marinos, mientras que se contribuye al desarrollo económico y social global.

La “Blue Growth Initiative” de la Organización para la Alimentación y Agricultura de las Naciones Unidas (FAO) reconoce que el trabajo decente en pesca y acuicultura ayudará a asegurar la gestión sostenible de los recursos.

Estimar el empleo mundial en pesca y acuicultura es complejo, debido al extenso número de actividades de pre-cosecha, cosecha y post-cosecha asociados con la cadena de valor del pescado. Los empleos van desde la producción y venta de insumos al cultivo, cosecha, procesamiento, comercialización y distribución del pescado.

Recientes estudios de FAO estiman que alrededor de 198 millones de personas están empleados a lo largo de la cadena de valor, desde la cosecha hasta la distribución, de los cuales 56.6 millones están directamente empleados en pesca y acuicultura. Además, el sustento de 880 millones de personas depende del sector.

Es importante reconocer que donde la pobreza existe en comunidades que dependen de la pesca y la acuicultura, tiene una naturaleza multidimensional, causada no sólo por el déficit de trabajos decentes, sino también por otros factores que impiden el total cumplimiento de los derechos humanos. Sin embargo, la pesca y acuicultura presentan desafíos relacionados con el trabajo específicamente relacionados a la características del sector, incluido la prevaleciente informalidad, la estacionalidad, lejanía y la naturaleza peligrosa del trabajo, además de la complejidad de la cadena de valor.

Referencia (abierto):
FAO. 2016. Scoping study on decent work and employment in fisheries and aquaculture: Issues and actions for discussion and programming. http://www.fao.org/3/a-i5980e.pdf