Washington, EEUU.- No es un secreto que el etiquetado incorrecto de pescados y mariscos es un problema en todo el mundo. Estudios recientes estiman que hasta el 30% de los pescados y mariscos servidos en los restaurantes y vendidos en los supermercados son diferentes a lo listado en el menu o la etiqueta.

Un estudio de la University of Washington (UW) es el primero en analizar ampliamente los impactos ecológicos y financieros del etiquetado incorrecto de los pescados y mariscos. El informe encontró que en la mayoría de los casos, el etiquetado incorrecto conduce a la gente a comer de manera más sostenible, debido a que el pescado sustituido es frecuentemente más abundante y de un mejor estado de conservación que el pescado en la etiqueta.

“Una de las motivaciones y esperanzas para este estudio es que podemos ayudar a informar a las personas quienes están tratando de ejercer su poder de consumo para cambiar los mercados de alimentos de origen acuático hacia opciones más sostenibles” dijo Christine Stawitz, estudiante de doctorado de UW.

Los científicos agregaron datos de 43 informes publicados que evaluaron el ADN de peces de diferentes lugares, incluido puertos, restaurantes, tiendas de comestibles y mercados de pescado para determinar si el etiquetado incorrecto se presenta. Luego, ellos compararon sus datos con el estado de conservación y el precio estimado para cada pescado etiquetado de forma incorrecta y verdaderos listados en los estudios.

Ellos encontraron un amplio rango de estado de conservación y precios diferentes, pero dos tendencias generales surgieron: los pescados verdaderos vendidos son de un mejor estado de conservación y un poco menos caro que la especie nombrada cuando el pescado está etiquetado incorrectamente.

“Encontramos mucha diversidad en el estado de conservación en todos los taxones” dijo la coautora Margaret Siple. “Dependiendo de lo que usted pide o compra, puede obtener un pescado que está en mayor peligro del que pidió, o algo que está en mejor estado de conservación. Lo que queremos destacar es la diversidad de estas diferencias”.

Su análisis encontró que los pescados verdaderos son valorizados en cerca del 97% de los pescados y mariscos etiquetados de forma incorrecta. Esto significa que los consumidores están pagando en promedio un poco más por el pescado etiquetado de forma incorrecta.

El estudio no examinó las posibles razones detrás de esto, pero los científicos especulan que si bien podría ser intencional el etiquetado incorrecto para engañar a los consumidores, es igual de probable que los restaurantes y mercados están sirviendo o vendiendo pescado que los piensa coincide con la etiqueta, pero hay opciones más baratas, opciones más abundantes.

El nuevo estudio también resume los peces que tienen mayor probabilidad de ser etiquetados de forma incorrecta y aquellos en los que más variaron en el estado de conservación entre el pescado verdadero y el etiquetado de forma incorrecta.

Los resultados del estudio pueden ser útiles para ayudar a los consumidores a tomar decisiones de compra más sostenibles, evitando el pescado que tienen más probabilidades de ser mal etiquetados.

Referencia (abierto):
Stawitz, C. C., Siple, M. C., Munsch, S. H., Lee, Q. and Derby, S. R. (2016), Financial and Ecological Implications of Global Seafood Mislabeling. CONSERVATION LETTERS. Accepted Author Manuscript. doi:10.1111/conl.12328
http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/conl.12328/full