Bélgica.- La demanda de macroalgas comestibles en la UE se está incrementando, informa el primer boletín del año 2017 de EUMOFA (European Market Observatory for Fisheries and Aquaculture Products); además presenta como caso de estudio a la acuicultura en Malta.

Mercado de las algas

La producción europea de las algas se concentra tradicionalmente en la cosecha de macroalgas para la extracción de hidrocoloides (alginatos, agar-agar, carragenanos) con propósitos industriales. Pero la producción de macroalgas en la UE es limitada. Sin embargo, la demanda por algas comestibles se esta incrementando en los mercados de la UE, nuevos modelos de producción y nuevos mercados están emergiendo.

En Europa, las principales algas explotadas son Laminaria hyperborea, Laminaria digitata, y Ascophyllum nodosum. Estas especies, y especialmente las praderas de kelp, están consideradas entre los hábitats más ecológicamente dinámicos y biológicamente diversos en el mundo.

La cosecha mecánica de las algas por medio de embarcaciones pesqueras es practicada principalmente en Noruega, Francia, España y en menor grado en Irlanda; mientras que la cosecha manual de las algas  se realiza en Francia, Irlanda, España y Portugal.

Las estrategias de gestión de las algas varían entre los países, especies y la técnica de cosecha. La cosecha de macroalgas es regulada con diferentes herramientas: licencias o autorizaciones de cosecha, cuotas por zona de cosecha, cuotas individuales por bote, tamaño de la cosecha y sistemas de rotación.

La producción de algas en la UE alcanzó las 93 000 toneladas en el año 2014, proveyendo aproximadamente el 0.3% del abastecimiento mundial. Francia e Irlanda son los principales productores. Otros productores son España e Italia.

La industria de procesamiento de macroalgas en la UE está dividido en dos categorías principales: aquellos que producen ácido algínico (alginato) y aquellos que producen productos para la agricultura (fertilizantes y alimentación animal). Sin embargo, en los últimos años la industria de procesamiento se ha contraído, como consecuencia de la disminución de las poblaciones de las algas, los altos costos de la mano de obra y los desafíos ambientales.

La producción local de macroalgas no es suficiente para satisfacer la alta demanda de las industrias de procesamiento y especialmente para aquellos que extraen alginatos. La industria también importa macroalgas secas cuando la producción local es insuficiente.

Acuicultura en Malta

Según el informe de EUMOFA en la actualidad solo seis granjas acuícolas operan en Malta; sin embargo, existen nueve áreas destinadas para la acuicultura. La actividad acuícola se basa en el engorde del atún (acuicultura basada en la captura) y el ciclo de especies de ciclo cerrado como la dorada, la lubina y el meagre.

El proceso de producción de atún se inicia con la captura de peces adultos silvestres, preferentemente con pesos superiores a 70 kg. Los peces comúnmente son ubicados y engordados en el sur del Mar Mediterráneo en los meses de mayo o junio, cuando la especie migra con propósitos de desove. Los atunes son transferidos a las jaulas para engordarlos.

La producción de la dorada se inicia con la producción de larvas en el alevinos. Los alevinos son transferidos a jaulas en el mar para el proceso de engorde, el mismo que requiere de 14 a 16 meses. Los peces se cosechan cuando alcanzan un peso promedio de 400 g. La lubina sigue el mismo proceso de producción, pero crece hasta pesos mayores, aproximadamente de 2 a 3 kg. Ambas especies son alimentadas con piensos secos.

En el año 2014, el valor de la producción acuícola alcanzó los EUR 97.34 millones, con un volumen de producción de 8606 toneladas. De este total, el atún representó el 85% del valor y el 63% del volumen.

Referencia (abierto):
EUMOFA - Monthly Highlights No 1/2017
http://www.eumofa.eu/documents/20178/22933/Monthly+Highlights+-+No.+1-2017.pdf