Arawana (Fuente: Proexport Colombia)Florencia, Colombia.- Una sociedad conformada por 27 empresarios de Florencia, Caquetá, hizo sus primeras exportaciones del pez amazónico que los chinos tienen en sus acuarios como símbolo de prosperidad.

La arawana, endémico de la cuenca del río Amazonas, es un pez con el cual un grupo de 27 empresarios de Florencia inicio el camino para conquistar el mercado asiático.

"En abril del 2013 fuimos con Proexport Colombia a Aquarama en Singapur, la feria más importante de peces ornamentales en el mundo, donde se consolidó la relación comercial con Asia. Ahora exportamos a Hong Kong”, explica Carlos Eduardo Ramírez, joven empresario del Caquetá y gerente general de Amazon International Trade Zone.

Los empresarios ya enviaron por vía aérea las primeras exportaciones: un recorrido que inicia en Florencia, pasa por Bogotá, Frankfurt y termina en Hong Kong, desde donde es distribuido al sur de China

Viajan con pocos días de nacidos en bolsas con oxígeno suficiente para 80 horas, embaladas técnicamente en cajas de icopor. Además, y por su corta edad, los peces aún cuentan con saco vitelino, reservorio natural de alimentos que les ayuda durante el trayecto.

El viaje es largo pero el mercado está asegurado, asegura Ramírez, pues está enlazado a un aspecto cultural. Y es que la Arawana, que en Asia es de color rojo y dorado, se relaciona por sus brillantes escamas y barbillas con el dragón, símbolo de poder en el folclore chino.

De hecho algunos expertos en acuariofilia lo llaman el pez dragón - otros el pez mono por su capacidad para saltar fuera del agua. Los más académicos lo conocen por su nombre científico: Osteoglossum Bicirrhosum-.

“Tienen de seis a nueve animales en acuarios para sus casas y empresas porque, según la cultura local, ayudan a captar las malas energías y a generar un ambiente de armonía. Creen, por ejemplo, que promueve la salud, la unión, la estabilidad y el éxito en los negocios”, añade Ramírez.

Asociatividad, prueba y error, la clave del éxito

Amazon International Trade Zone nació como sociedad en 2009 con un objetivo principal: apostarle al desarrollo de la región. La exportación de Arawana surgió tras la visita de uno de los accionistas a una feria en China, en donde conoció la importancia del pez por su factor cultural y la oportunidad de negocios para el Caquetá.

Entendieron que la mejor forma de abarcar el mercado era asociándose. Crearon la sociedad y compraron un predio rural en donde, “a punta de ensayo y error”, empezaron a cultivar la especie.

Pero para entender el negocio tuvieron primero que visitar algunas de las ferias especializadas del mundo como Workshop Pirarucú en Recife (Brasil), Expoacuícola en Lima (Perú), y la Indoblue Revolution en Jakarta (Indonesia).

También iniciaron el Programa de Formación Exportadora de Proexport Colombia para aprender sobre comercio exterior. Luego de analizar el potencial de la empresa, la entidad identificó a Asia como el mercado potencial y los acompañó a la feria en Singapur que les valió sus primeras exportaciones.

Ya tienen una capacidad de producción de 75.000 unidades de peces y mortalidades inferiores al 5% en producción y del 1% en promedio en exportación. Y pueden llegar al millón de unidades anuales, un objetivo alcanzable para 2016 porque han identificado nuevos clientes. “India, Emiratos Árabes y Tailandia están en la lupa, pero estamos apuntándole sobre todo al continente europeo porque el mercado de la acuariofilia maneja mejores precios y hay clientes identificados en Alemania, Italia y Francia”, aseguró Ramírez.

Por eso en 2014 van a participar en la feria Interzoo en Núremberg (Alemania) y la feria CIPS en la provincia China de Guangzhou.

Incluso tienen como proyecto empezar a exportar una segunda especie endémica del río Amazonas: el Pirarucú, con el que ya tienen una capacidad instalada y permisos Cites (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) para la comercialización internacional, otorgados por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

El éxito se lo atribuyen a que investigaron, se formaron y se lanzaron al ruedo del comercio exterior con el apoyo de Proexport Colombia. Hubo, sin embargo, una razón determinante. “Como colombianos hay que apostar por una cultura de asociación. Así podemos ser más competitivos a la hora de llegar a los mercados internacionales y de paso promover el desarrollo de todas las regiones del país. A nosotros nos está funcionando”, concluye Ramírez.

Peces ornamentales, con oportunidad en 24 mercados

Los peces ornamentales son animales acuáticos que habitan acuarios con un propósito decorativo.
En Colombia, según el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), las principales especies ornamentales con mayor flujo de exportación son los cardenales, otocinclo, corydora meta, arawanas, raya motoro y guacamaya, cuchas y el escalar altum.

La mayoría proviene de los ríos de las regiones del Orinoco y la Amazonía, siendo este producto el primer renglón exportador de Puerto Inírida, capital del departamento del Guainía.

Entre enero y noviembre de 2013, de acuerdo con información del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, con datos de Dane, Colombia exportó US$7,9 millones en peces ornamentales, lo que significó un incremento del 7% frente al mismo periodo de 2012. Los principales destinos fueron Hong Kong, Estados Unidos, Taiwán, Japón, Alemania y China.

Proexport identificó oportunidades de exportación en 24 mercados: Estados Unidos, Taiwán, Japón, Alemania, China, Reino Unido, Singapur, México, Canadá, Tailandia, Holanda, Republica Checa, Corea del Sur, Malaysia, Suecia, Polonia, Costa Rica, Francia, Rusia, España, Israel, Noruega, Dinamarca e Italia.

En cuanto a la importación de peces ornamentales, según in informe de Trademap, Estados Unidos con US$48,7 millones, Reino Unido (US$21,9 millones) y Alemania (US$18,8 millones) ocupan los tres primeros lugares en el ámbito mundial. Esto se presenta no solo a su demanda interna sino también a las reexportaciones que realizan otros países

Fuente: Proexport Colombia