San Pedro Sula, Honduras (La Prensa).- La calidad y el sabor del camarón hondureño seduce a los mercados asiáticos de China continental, Hong Kong y Tailandia.

Los productores se preparan para aumentar el volumen de producción y poder cumplir con los primeros envíos a esos destinos, programados para 2015, según revela Ricardo Gómez, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Acuicultores de Honduras (Andah), quien agrega que hasta el mes de octubre, la industria vendió 45 millones de libras, que representan más de $150 millones en divisas.

“Los procesos productivos de las plantas están certificados de que cumplen los estándares internacionales de inocuidad y calidad; además de que nuestro producto cuenta con valores agregados como los cortes, condimentos y cocido”, señaló Gómez.

Con la apertura asiática, la industria camaronera aspira colocarse entre los principales productos de exportación del país. Para este año la meta es enviar 70 millones de libras a los diferentes mercados, generando un total de $230 millones en divisas, un crecimiento del 6% en comparación con el 2013, que registró exportaciones superiores a 64.5 millones de libras, por las que se captaron $219.5 millones en divisas.

Juan Carlos Javier, director financiero del Grupo Granjas Marinas, exportador camaronero ubicado en Choluteca, dijo que calculan incrementar en un 10% su producción.

“Estamos ampliando los mercados a los que actualmente enviamos, por lo que elevaremos la producción para el 2015”, señaló.

Añadió que por la calidad del camarón hondureño, el país se ha posicionado como el mayor exportador de Centroamérica.

El 34% de las exportaciones de este rubro son enviadas a México, 32% a Europa, 22% a Estados Unidos, 7% a Centroamérica y 5% a Taiwán.

¿Son aceptables las cifras de crecimiento que registra el país en este momento?

La economía del país crece a niveles débiles. Después de haber tenido tasas anuales de crecimiento del 6% a principios de la década pasada, la gran recesión económica mundial llegó hundiendo consigo también a la región centroamericana. Con la recuperación después de 2009, las tasas de crecimiento no han logrado alcanzar los niveles de esos años previos a la crisis. El crecimiento económico que observamos de 3% anual no puede llevarnos a niveles de desarrollo superiores.

¿Cuál es la meta de crecimiento a la que debe aspirar el país?

El país debe de aspirar a tasas de crecimiento que estén considerablemente arriba del crecimiento poblacional. Pero también es importante que este crecimiento sea generalizado. El crecimiento desigual concentrado en pocos rubros no puede traducirse en bienestar general.

¿Qué se necesita para lograr un ritmo de crecimiento que permita al país desarrollarse?

Todo crecimiento pasa por la creación de un sistema de formación profesional, accesible para todos; de un esfuerzo efectivo e incomparable de apoyo a la educación. La agricultura está abandonada y es necesario convertirla en un elemento importante del desarrollo.