Tegucigalpa, Honduras (La Prensa).- Según la Asociación Nacional de Acuicultores de Honduras (Andah) se exportarán 52 millones de libras. Sin embargo, al compararse con el resultado de 2014, cuando se exportaron 67.5 millones de libras, habrá una caída de 15.5 millones de libras, equivalente al 22.9%.

Víctor Wilson, presidente de la Andah, dijo que la caída en el volumen exportado se deriva por la vibriosis generada por la escasez de lluvias en el presente año, lo que disparó los niveles de mortalidad en la camaricultura hondureña.

De acuerdo con Javier Amador, gerente de la Andah, las cifras actuales de exportación son 32.5 millones de libras.

Para lo que resta del año se enviará al mercado internacional 20 millones de libras en producto fresco, congelado y procesado.

Los pronósticos revisados del presente año son similares a los reportados en 2009, cuando se exportaron 51.5 millones de libras, equivalente a 23.4 millones de kilogramos.

Para este último ciclo de cosecha de 2015, que termina en la primera quincena de diciembre, las condiciones climatológicas, especialmente las lluvias de septiembre y octubre, han mejorado las expectativas de producción al bajar los niveles de salinidad en el golfo de Fonseca y, por ende, se espera que el rendimiento por hectárea pueda superar las 3 mil libras.

En el primer ciclo, la producción reportó caída entre 800 y 1,100 libras por hectárea debido a los elevados niveles de mortalidad temprana provocada por la vibriosis, aunque hay casos de camaroneros, principalmente pequeños y medianos, cuyas pérdidas fueron mayores, calculándose entre 1,400 y 1,800 libras por hectárea.

La incidencia de la vibriosis fue mayor en Choluteca, debido a que en Valle la calidad del agua es mejor por la poca presencia de industrias que contaminan las aguas del golfo de Fonseca. Los niveles de mortalidad han bajado en este segundo ciclo por el efecto de las últimas lluvias.