Lima, Perú .- La exportación de trucha en los primeros cuatro meses del año alcanzó los US$ 4.7 millones, lo que representa un crecimiento de 20,3% respecto a similar periodo del 2015, cuando el monto fue de US$ 3.9 millones, informó Sierra Exportadora.

Las regiones que exportaron trucha durante este periodo fueron Huancavelica, con casi US$ 3.5 millones y Junín con poco más de US$ 1.3 millones. La entidad pública, a través de su Programa Nacional de Trucha Andina, asesoró en ese mismo periodo de tiempo a 76 asociaciones de productores de Puno, Huancavelica, Junín, Ayacucho, La Libertad, Áncash y Lima.

Entre otros, la asesoría es para que tramiten ante el Organismo Nacional de Sanidad Pesquera (Sanipes), la habilitación sanitaria, lo que les permitirá comercializar su producción en las cadenas de supermercados pues acredita un producto inocuo y con trazabilidad.

La habilitación sanitaria se logra luego de implementar las Buenas Prácticas Acuícolas, que se renueva cada tres años y  se entregan a las empresas que tienen una infraestructura eficiente, señalización (rotulado), manejo responsable de desechos, registro de producción y otros.

Sierra Exportadora también trabaja de la mano con el Ministerio de la Producción (Produce) para la formalización de las empresas y con el Fondo Nacional de Desarrollo Pesquero (Fondepes) para que los productores puedan acceder a créditos, dirigidos principalmente a la compra de alimentos para la truchas, ya que equivale el 70% de sus costos.

Principales destinos en el exterior

Hasta abril de este año la trucha peruana llegó a nueve destinos cuya ranking fue liderado por Estados Unidos con US$ 2.1 millones, concentrando el 45% del total, le sigue Rusia (19,8% del total), Canadá (13,2%), Países Bajos (7,2%), Noruega (3,5%), Francia (3,5%), Brasil (3,1%), Japón (2,4%) y Alemania (1,91%).

Hay que señalar que el consumo nacional creció al punto de duplicarse entre el 2012 y 2015, pasando de 600 gramos a 1.2 kilos. La trucha para el consumo interno pesa alrededor de 250 gramos, sin embargo, para exportarlas se necesita que pesen alrededor de 400 gramos.

Debido al peso de la trucha (250 gramos), por el momento solo se puede exportar el 23% del total de la producción. El 77% restante se consume durante todo el año, aunque se observan fechas pico como la Semana Santa, en especial en regiones como Junín, Lima y Ayacucho.